Actualidad

La basura que tiras al mar se convierte ahora en energía limpia

La solución a la contaminación de los océanos podría estar en este pequeño robot

El mayor vertedero del mundo es el mar. Naciones Unidas estima que cada año tiramos 6,4 millones de toneladas de basura en los océanos de todo el mundo. Los despojos se acumulan en todas partes, desde las playas hasta los fondos marinos más profundos, convirtiendo nuestros mares en grandes charcos de aguas sucias. Aguas que debemos limpiar. Pero ¿cómo?

Puede que el futuro del problema pase por algo parecido a estos pequeños robots.

Inventado por un grupo de la Universidad de Bristol usando como inspiración a los corixidae—en particular, al insecto conocido como barquero de agua—, el Row-Bot se dedica a nadar sobre la superficie llenándose la tripa con los residuos y la polución que encuentra en el agua sucia .

El artilugio consta de dos partes: un mecanismo de propulsión que utiliza un remo conducido por un motor eléctrico y un estómago artificial que usa una celda de combustible microbiana para generar energía.

El robot traga el agua sucia, alimenta su biomasa bacteriana con los microbios que encuentra y en el proceso genera electricidad que usa para dar pequeños golpes de remo. El movimiento da lugar a nuevos tragos, y el proceso vuelve a iniciarse.

Gracias a su sistema de autopropulsión por bioelectrogénesis, la ingeniería del Row-Bot podría desarrollarse con vistas a realizar tareas de monitoreo y limpieza medioambiental

Aunque se trata de un pequeño prototipo, el Row-Bot podría tener múltiples usos prácticos.

Por un lado, su sistema de propulsión autónoma por bioelectrogénesis limita el impacto de este tipo de tecnologías sobre el entorno. Por otro, su ingeniería podría desarrollarse con vistas a realizar tareas de detección, monitoreo y limpieza medioambiental.

Imagina al Row-Bot como una especie de barquero salvavidas que nos protege de la contaminación veinticuatro horas al día, siete días a la semana.

Bastaría depositar una armada de estas criaturas en mitad de un lago contaminado o en unas aguas residuales y la propia ingeniería del dispositivo los mantendría en movimiento durante meses, con e l robot alimentándose de la suciedad a cada nueva palada y limpiando las aguas a medida que avanza. Desde luego, no parece mala idea.

Ni arte ni literatura. Nuestra gran herencia al mundo es la basura

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar