Actualidad

Amnistía: “El odio y el miedo han aumentado a un nivel no visto desde la década de los 30”

Amnistía Internacional denuncia en su informe anual la retórica del odio propagada por líderes como Trump, Erdogan o Duterte, que contribuye a convertir el mundo en un lugar cada vez más peligroso

La retórica política agresiva y los discursos del odio resonaron en 2016 con la misma intensidad que en los años 30 cuando Adolf Hitler llegó al poder en Alemania. Esta es la conclusión a la que ha llegado el nuevo informe anual de Amnistía Internacional que se dedica a medir el sufrimiento y la violencia que azota el mundo.

"Desde el empeoramiento de la difícil situación del pueblo rohingya en Myanmar hasta los homicidios masivos en Sudán del Sur, desde las brutales medidas contra las voces disidentes en Turquía y Bahréin hasta el auge del discurso de odio en buena parte de Europa y Estados Unidos, en 2016 se dieron situaciones que hicieron del mundo un lugar más sombrío e inestable", escribe Salil Shetty, secretario general de AI, en el informe.

Y para la organización proderechos humanos, políticos como Donald Trump, el Primer Ministro húngaro Viktor Orban, el presidente filipino Rodrigo Duterte o el turco Recep Tayyip Erdogan han contribuido en gran medida a desestabilizar el planeta esgrimiendo "una agenda tóxica que persigue chivos expiatorios y deshumaniza grupos enteros de personas".

"Cuando el lenguaje en torno a 'recuperar el país' y 'hacer grande EEUU de nuevo' se acopla con propuestas para el tratamiento de los migrantes de la Unión Europea como moneda de cambio o para prohibir el asilo por motivos de religión, se fomenta el odio profundo y se envía el mensaje de que algunas personas tienen derecho a los derechos humanos y otras no", comenta en The Guardian Kate Allen, directora de AI en Reino Unido.

"¿Hemos olvidado que la protección de los derechos humanos fue creada después de las atrocidades masivas que se cometieron en la Segunda Guerra Mundial como una forma de asegurar que 'nunca más' significa 'nunca más'?", se pregunta Allen.

Políticos como Donald Trump, el Primer Ministro húngaro Viktor Orban, el presidente filipino Rodrigo Duterte o el turco Recep Tayyip Erdogan han contribuido en gran medida a desestabilizar el planeta esgrimiendo "una agenda tóxica que persigue chivos expiatorios y deshumaniza grupos enteros de personas".

De acuerdo al informe, la proliferación de estas retóricas cada vez más tóxicas tendrá un impacto cada vez más peligroso en la política real en un momento en el que los bombardeos de países como Yemen o Siria y las campañas represivas en Turquía, Filipinas o Egipto ya han puesto al mundo en una situación desastrosa para la paz y lo derechos humanos.

Durante el año pasado, al menos 23 países cometieron crímenes de guerra y 36 devolvieron de forma ilegal a personas refugiadas a un país donde sus derechos corrían peligro.

El informe es además especialmente contundente a la hora de denunciar los bombardeos que tuvieron lugar en el este de Alepo. "Nunca ha habido fallos tan evidentes como en diciembre de 2016 cuando todos fuimos testigos del bombardeo gráfico y brutal de Alepo, cuando los crímenes de guerra fueron retransmitidos en nuestras salas de estar", ha declarado Kerry Moscoguiri, director de campañas de AI en Reino Unido.

"¿Hemos olvidado que la protección de los derechos humanos fue creada después de las atrocidades masivas que se cometieron en la Segunda Guerra Mundial como una forma de asegurar que 'nunca más' significa 'nunca más'?"

Amnistía Internacional también ha puesto el foco en el continente americano. Más allá de la violencia endémica del "Triángulo Norte" de El Salvador, Honduras y Guatemala, los defensores de los derechos humanos aseguran que la elección de Trump, y sobre todo "su discurso discriminatorio, misógino y xenófobo", les suscita una "honda preocupación por el futuro compromiso de Estados Unidos para con los derechos humanos tanto a nivel nacional como global".

A pesar de que la tendencia no augura un 2017 mejor, desde AI tienen esperanzas de que la sociedad reaccione, participe activamente en protestas como la Women's March y en campañas como la de la liberación de la activista Phyoe Phyoe Aung. "2017 necesita héroes, héroes de los derechos humanos", sostienen desde Amnistía.

[Vídeo Relacionado]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar