PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Pruebas cerebrales podrían determinar si un niño de 3 años será un criminal

H

 

La pregunta es: ¿cómo deberíamos actuar conociendo este dato?

J.C.S.

20 Diciembre 2016 06:00

¿Qué ocurriría si pudiéramos identificar a los criminales antes de que cometan algún delito?

  Es un debate que se ha planteado en grandes blockbusters de la ciencia ficción como Minority Report y en eventos comiqueros recientes como Civil War II. Pero, ¿puede trasladarse a la actualidad?

Más o menos. Y es que científicos aseguran poder determinar qué niños son delincuentes en potencia a través exámenes cerebrales.

En un estudio de la Universidad de Duke (Carolina del Norte), publicado en Nature Human Behavior, se ha estudiado a más de 1.000 personas desde su nacimiento en los años 70 hasta la actualidad, llegando a tener hasta 38 años de edad. Entre sus conclusiones, la más llamativa es la siguiente:

El 20% de las personas con peor salud mental cuando tenían tres años cometieron muchos más delitos que el 80% restante.

Esta distribución, conocida como el “principio de Pareto”,  se repite en muchos otros campos.

“En los días de Pareto, el problema era que el 20% de las familias poseía el 80% de la tierra en Italia. El principio de Pareto hoy sigue siendo activo: por ejemplo, en la ingeniería de software, se dice que el 20% del código contiene el 80% de los errores”, explican los autores del estudio.

Las pruebas neurológicas midieron los reflejos de los sujetos, su comprensión del lenguaje y las habilidades motoras y sociales.

No es el único indicador de criminalidad futura, ya que las condiciones socioeconómicas tienen mucha relevancia en cómo será un niño en el futuro. No obstante, los investigadores se aseguraron de aislar estos factores.

"Hicimos las pruebas con únicamente los niños que vivían por debajo del umbral de la pobreza y los resultados fueron los mismos".

“Hicimos las pruebas únicamente con los niños que vivían por debajo del umbral de la pobreza y los resultados fueron los mismos”, asegura el impulsor del estudio Terrie Moffitt.

Moffitt espera que estos resultados nos hagan más compresivos con respecto a los criminales. Sin embargo, también explica que eso no les exime de sus responsabilidades por cometer actos delictivos. “Todos tenemos la opción de cometer crímenes en cada momento, y la mayoría elegimos no hacerlo. Sus otras opciones pueden ser limitadas por su salud cerebral, pero todavía tienen que tomar la elección activa de hacerlo”, asegura.

Aunque entiende los problemas que puede acarrear los resultados del estudio –los mismos que, de hecho, se plantean en la ciencia ficción–, el doctor espera que se tomen medidas beneficiosas para ese 20%.


"Los niños con problemas de salud mental no pueden beneficiarse de la escuela desde el primer momento".

Según Moffitt, “los niños con problemas de salud mental no pueden beneficiarse de la escuela desde el primer momento. Al tener esa mala experiencia inicial, al salir de la escuela no están preparados para interactuar con otros sistemas del gobierno, como los tribunales. El crimen es una alternativa atractiva para ellos; una forma de ganarse la vida para alguien con problemas cerebrales”.

Por lo tanto, si tuvieran una educación distinta al resto, que les ayudara a igualarse a los demás una vez acabada la etapa escolar, la estadística podría cambiar considerablemente.

[Vía Quartz]

share