Actualidad

Nepal criminaliza el 'chhaupadi', la brutal tradición por la que se aísla a la mujer durante la menstruación

Habrá multas y penas cárcel para quien imponga el encierro a las mujeres por tener la regla

Getty

Mujeres y niñas encerradas durante días en cuadras macilentas, aisladas en establos para ganado, en chozas rudimentarias y mal ventiladas, y hasta en jaulas improvisadas en mitad del bosque. La escena no es difícil de ver en Nepal. Todo el mundo allí sabrá explicarte lo que pasa. Y lo que pasa es chhaupadi.

El chhaupadi es una costumbre ancestral hindú muy arraigada entre ciertas comunidades del Nepal. Una tradición salvajemente misógina que señala a las mujeres como 'impuras' por el simple hecho de menstruar. Las señala, las aparta y las aísla como parias durante lo que dura el periodo. Con su aislamiento se persigue evitar que “contaminen” su alrededor.

La tradición nepalí sostiene que las mujeres con menstruación son impuras. Durante su periodo viven separadas de la familia, aisladas en cabañas o establos

Las mujeres menstruantes tienen prohibido habitar la casa familiar. Tienen prohibido tocar a otra gente. No se les permite tocar fruta fresca ni leche ni verduras ni ganado por temor a que contaminen esas fuentes de alimento. En algunos distritos las mujeres con menstruación tampoco pueden tocar libros, ni leer o escribir porque existe la creencia de que podrían enfadar a los dioses.

Pero se trata de eso, creencias. Supersticiones viejas que siguen poniendo en peligro a miles de mujeres cada mes. Porque niñas y mujeres están muriendo durante esos exilios forzosos en cuadras y chozas. Caen muertas por picaduras de serpiente, por frío, asfixiadas, o enferman por infecciones. Por eso el Gobierno nepalí ha decidido endurecer su postura. Nepal criminalizará el chhaupadi.

Bajo la nueva ley, cualquier persona que imponga el chhaupadi tendrá que enfrentarse a tres meses de cárcel y al pago de una multa de 3.000 rupias

En realidad, la tradición ya fue prohibida por el Tribunal Supremo nepalí en 2005. Y se siguió practicando. Desde entonces el Gobierno ha emitido directrices y recomendaciones varias para tratar de erradicarlo a nivel nacional, sin demasiado éxito. Ahora llega el castigo, la acción punitiva, como último recurso. A ver si así la gente reacciona.

Bajo la nueva ley, cualquier persona que imponga el chhaupadi a otra persona tendrá que enfrentarse a tres meses de cárcel y al pago de una multa de 3.000 rupias, unos 25 euros al cambio.

La medida, sin embargo, no será de aplicación inmediata.

El Gobierno se ha dado un año de carencia para “avisar”. Usarán ese tiempo para llevar a cabo campañas de información y concienciación sobre el tema.

Diversas organizaciones comprometidas con los derechos de la mujer en Nepal han expresado su satisfacción por la nueva legislación. La consideran un paso positivo, aunque avisan: de nada servirán los castigos si no vienen acompañados de nuevos esfuerzos encaminados a la reeducación.

No basta con castigar la práctica. Hay que desactivar la creencia en la que se sustenta. La raíz.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar