PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

8 discos jugosos que no puedes pasar por alto

H

 

Aventura y placer para oídos exigentes

Aïda Camprubí , Álvaro García Montoliu , Luis M. Rodríguez , Zigor Cavero

14 Diciembre 2014 11:55

Otra semana, otra ración de discos buenos. Volvemos, como cada viernes, a tomarle el pulso a la actualidad discográfica, destacando títulos recientes que, a nuestro juicio, merecen unos minutos de tu tiempo. Títulos que hay que sumar a los que vienen apareciendo cada pocos días en nuestra sección de Discos.

En el menú de hoy encontrarás filigranas post-dubstep con la vista puesta en el house, boom bap sobrado de carisma en las rimas, techno con la marca del Detroit futurista, partituras que funden ambient y cuerdas neoclásicas y trances pianísticos para levitar. Un menú variado para que picotees y te quedes con lo que más te guste.

James Blake – 200 Press (1-800-Dinosaur)

Nota: 7.7

Hacía tiempo que no escuchábamos a James Blake en su vertiente más bailable. No en vano, en Overgrown, sólo se lucía en esta parcela en uno de sus cortes. Pues bien, ahora tienes ración triple con su nuevo maxi para 1-800-Dinosaur, sello regentado por él mismo y Dan Foat. Las cosas ahí han ido lentas. Desde que se crease el año pasado sólo ha habido cuatro referencias, pero ésta sin duda es la más imprescindible. Especialmente porque incluye esa 200 Press en la que el británico parece canalizar a Prince, cosa que tampoco nos sorprende del todo. Le sigue 200 Pressure, que es algo más intensa, con unos sintes robustos distorsionados. Más melosa es Building It Still, con su piano melancólico. Cierra el maxi un poema, Words That We Both Know. En definitiva, contentos de verle acercarse a los sonidos más upbeat. AGM


Hail Mary Mallon – Bestiary (Rhymesayers)

Nota: 8.0

Hail Mary Mallon es el proyecto que incumbe a dos MCs de contrastada trayectoria (Aesop Rock y Rob Sonic), que derrochan estilo y destilan carisma, y a los que se suma un Dj (Big Wiz) cuya presencia, en este su segundo trabajo discográfico, se hace notar en forma de scratches y loops incisivos. Un Bestiary en el que las tareas de producción recaen sobre el primero, el segundo pone las mejores rimas y el tercero devuelve al dj el protagonismo que nunca debió perder dentro de un álbum de hip hop. El resultado son estas 14 canciones de aroma a parrilla en una block party, boom-bap seco de bajos rodantes con guiños al rock y al viejo electro, y diálogo entre dos rimadores que parecen estar jugando constantemente al call & response. El disco huye de histrionismos y posmodernidades varias, no contiene pasajes mojabragas, comparativas "braguetiles" ni ruido de casquillos cayendo al asfalto. Resumiendo: huye de clichés y efectismos. Y sin ser oro todo lo que reluce en él, sin duda contiene momentos muy brillantes, siendo además el típico disco que va creciendo en ti con las escuchas, al tiempo que ejercitas los músculos del cuello de tanto moverlo. ZC


Jordan De La Sierra – Gymnosphere: Song of the Rose (Numero Group)

Nota: 8.3

Estamos en plena era dorada de las reediciones y del rescate de artistas olvidados por el tiempo. Lo pudimos comprobar hace poco con Linda Perhacs, que estuvo dedicada a la odontología durante décadas, hasta volver a la música gracias al impulso de las nuevas generaciones. Otro caso es el de Vashti Bunyan, otra artista de folk que deslumbró en su época para luego desaparecer. Aunque el californiano Jordan De La Sierra no ha lanzado nuevo material sí se ha reeditado esta obra maestra de la era new age titulada Gymnosphere: Song Of The Rose. El timing no podía ser mejor, porque llega en plena reivindicación de esta música por parte de la vanguardia musical. El tipo, después de sacarse de la manga en 1977 semejante trabajo, se dedicó a la jardinería paisajística, una historia aún más bonita que las anteriormente citadas, por aquello de que es una bellísima metáfora de la música que practica. Ensoñadora, cautivadora, apabullantemente bella, lo suyo son notas de piano repetitivas y armonías y armonías flotando por el espacio. Esta edición especial consta de dos vinilos con dos canciones cada una de alrededor de 25 minutos y con ilustraciones visuales inspiradas en la India creadas por el propio De La Sierra. Si necesitas relajarte y desconectar del mundanal ruido, esto está indicado especialmente para ti. AGM


Population One – Theater Of A Confused Mind (Rush Hour)

Nota: 8.0

Con la noticia de que Terrence Dixon va a dejar pronto la música, se hace indispensable la escucha del segundo álbum de Population One, uno de sus alias más notables. Theater Of A Confused Mind llega veinte años después de su predecesor y lo hace en Rush Hour. Curiosamente el EP que siguió a aquel debut, Hippnotic Culture, inspiró el nombre del sello. Pero vayamos al caso. Aquí nos encontramos con un sólido ejercicio de techno y electro de formas minimalistas. En otras palabras, si te gusta lo que hace gente como Robert Hood y Jeff Mills, esto está diseñado específicamente para ti. El productor de Detroit ofrece aquí algunas de sus piezas más inspiradas sin apenas despeinarse. Testimonio del afro-futurismo, el disco ofrece un recorrido por la geografía psicológica de Detroit a lo largo de sus ocho piezas. No es que nos pongamos nostálgicos porque se nos va este señor, pero esto es crema pura. AGM


Jóhann Jóhannsson & Bj Nilsen – I Am Here (Ash International)

Nota: 8.0

Hablando de bandas sonoras sutiles, inquietantes y maravillosas, el compositor islandés Jóhann Jóhannsson se une al sueco BJ Nilsen para disponer la música que acompaña a la nueva película de Anders Morgenthaler, I Am Here (2014), protagonizada por Kim Basinger en el papel de una mujer que busca la maternidad por caminos peligrosos. Y la sorpresa es que han congeniado muy bien, sin solaparse, con Jóhannsson aportando las partes más orquestales y Nilsen los arreglos electrónicos y las texturas más atmosféricas. Es una combinación de una sencillez tremendamente emotiva, en la línea de una Interstellar más sensual y menos épica, más apegada a la vida a ras de suelo. Los veinte momentos que la componen se desenvuelven de manera pausada, solemne, misteriosa, en algunos casos delicadamente iluminadora (Mama, I Had a Dream o el leitmotiv Baby, que recuerda a American Beauty), en otros incrementando cautelosamente la tensión (los motores de Hospital). Uno de los momentos cumbres es I Am Here (Salve Regina), cantada por las acristaladas voces de Elfa Margrét Ingvadóttir y Guðmundur Vignir Karlsson, muy en la línea del proyecto en solitario del también islandés Óbó. Asombra la brevedad de cada una de las piezas, pocas superan los 3 minutos de duración, pero en ese corto periodo transmiten con intensidad la carga emocional de una película que aún no hemos visto -se estrenará en 2015-, pero que gracias a estos sonidos ya podemos empezar a imaginar. AC


IVVVO - Theories Of Anxiety (Danse Noire)

Nota: 7.8

La ansiedad, el gran mal de nuestro tiempo, inspira el nuevo EP del portugués Ivo Pacheco para Danse Noire, el ecléctico y muy interesante sello puesto en marcha el año pasado por Aïsha Devi tras dar por finiquitada su actividad como Kate Wax. Desde su base de operaciones en Londres, IVVVO sigue profundizando en sus obsesiones sonoras, desarrollando una visión tensa y mórbida de la arquitectura electrónica que se mueve entre la abstracción del Detroit de imaginación distópica, la elucubración post-techno en la estela de Actress o las ejercicios de reconfiguración 'hauntológica' de la memoria rave del Lee Gamble de Diversions 1994-1996 y Dutch Tvashtar Plumes. Más que en crear temas redondos, fácilmente memorables, IVVVO parece estar interesado en crear un espacio písquico alrededor de su música. Theories Of Anxiety suena como un recuerdo difuso de algo sucedido en otro tiempo y otro lugar. La mayoría de los cortes desprenden una emoción entre desolada y melancólica que a menudo se vuelve inquietante. Hay citas desnaturalizadas al techno, al electro y a la era rave, ambientes hiperdensos, texturas sumergidas y, sobre todo en la primera mitad del EP, una sensación general de ausencia fantasmal. Como en Redux, con sus guiños a KLF, que más que un track reciente parece una psicofonía capturada entre las cuatro paredes de un viejo club que llevara una década abandonado. LMR

Marshstepper - A New Sacrament Of Penance (Downwards) 

Nota: 7.5

Según la vieja tradición lírica anglosajona, el 'marsh stepper' (o 'mearcstapa', el que acecha en las ciénagas) es un outsider, un monstruo solitario que acecha las cercanías de los pueblos. El carácter de este personaje salido del poema épico Beowulf, encajaría con este fantasmagórico dúo de Arizona, una tierra árida y desolada que crea a un tipo muy específico de persona. Por lo tanto, a sus conciertos y concretamente a este disco hay que acercarse con una mente muy abierta, dejando que su realidad se te revele con violencia. Las cinco piezas que componen el disco, un artefacto insano en la honda de Psychic TV y Throbbing Gristle, con elementos propios del metal y de las palizas techno de British Murder Boys, son como una sucesión de espíritus errantes que se te aparecen y provocan sensaciones varias, inevitablemente relacionadas con el horror cuando en Confronted With Life surge una voz que grita entre el ruido. ¿A qué extraña criatura estarán invocando? Miembros del colectivo artístico Ascetic House, donde se busca la destrucción de la cultura que dicta las formas que el arte debe tomar, Mashstepper han compuesto un disco ruidista y ambiental, donde esperan descifrar la hermenéutica de lo nunca dicho. AC


The Advisory Circle - From Out Here (Ghost Box)

Nota: 7.5

Hay quien vuelve la vista atrás y revive las tendencias musicales que se avivaron en el pasado, pero Jon Brooks desde su proyecto The Advisory Circle tiene una mirada mucho más única y privada. Es como si en este recorrido hacia el pasado remoto él supiese ver lo que otros obviaron en el camino. En From Out Here volvemos a encontrar muchas referencias a los sonidos de la proto-electrónica de los 70, a la música cósmica, y también a las míticas melodías para videojuegos (Verberatim recuerda a Legend of Zelda), todo configurado desde su óptica personal. Ghost Box describe el álbum como “una historia de ciencia ficción, donde el bucólico paisaje inglés es manipulado e incluso generado artificialmente por una extraña tecnología digital multi-dimensional”. En la panorámica encontramos elementos entrañables, como las burbujas sónicas de Crag Hey, los platillos volantes de Experiment! y otras piezas que podrían servir perfectamente para acompañar un documental institucional sobre el progreso urbanístico (Vibrations and Waves) o bandas sonoras perfectas para una aventura gráfica en 2D (Upon Oakston). Brooks firma un trabajo de un carácter versátil, perfecto para cerrar los ojos y dejarse conducir por las diferentes pantallas o historias. AC


share