Actualidad

Más y mejores declaraciones polémicas de Morrissey en su autobiografía

El artista británico no ahorra en críticas y exabruptos

Tal y como comentábamos ayer en estas páginas, la autobiográfica de Morrissey no está dejando indiferente a nadie. Su mera publicación dentro de la colección Penguin Classic ya ha generado multitud de críticas hacia la editorial, al considerar muchos que la obra no merece formar parte de una marca en teoría dedicada exclusivamente a los grandes clásicos de la literatura.

Pero los escándalos no han hecho más que empezar, porque Morrissey se ha sincerado, más abiertamente de lo que muchos desearían, sobre multitud de capítulos de su vida, reflejando momentos delicados como su relación amorosa con Jake Owen Walters o el episodio de su casi secuestro en México en 2007.

Moz destapa de una forma muy crítica algunas de sus experiencias más sórdidas, como la estricta educación y los acosos sexuales de los profesores de la escuela St. Mary en Stretford (Manchester) "A los 14 años, entendí el significado de los movimientos innecesariamente lentos y sensuales, con sus ojos fijos en los míos”.

También hace polémicas declaraciones sobre su juventud y su precoz homosexualidad que culminó en su relación con Walters. “Jake y yo no necesitamos más compañía que la nuestra para el torbellino que iba a venir”. Morrissey rememora un episodio en el que "Una mujer en el salón de British Airways nos preguntó, '¿Sois hermanos muy cercanos o amantes?'. ‘¿No pueden dos hermanos ser amantes?’, respondí imprudentemente”. En esta línea el de Manchester confiesa que “Jerry Nolan al frente de los New York Dolls en su álbum de debut es la primera mujer de la que me he enamorado”.

Como era de esperar, tampoco faltan las criticas acérrimas a su ex compañero en The Smiths, Mike Joyse, al que describe como “una mosca en busca de un perro”, o a la discográfica que les lanzó al estrellato, a la que no parece tener en gran estima: "El olor del dinero sustituye el olor de arroz cocido en los claustros Rough Trade”. Tampoco se libra de su bilis la periodista Julie Burchill, a la que culpa de injurias por acusarle de racismo y fascismo desde las páginas del del NME. "Estaré honrado de asistir a su funeral, y podría incluso saltar sobre su tumba", suelta Morrissey en su autobiografía.

Sus fuertes opiniones no dejan títere con cabeza, describiendo a los paisanos que asistían al famoso club Hacienda durante la era Madchester como “bailarines dance desfigurados y goblinescos, como trozos de empanada de cerdo con rizos de rojo zanahoria oliendo a cerdo en escabeche, que tomaron el Hacienda como si fuese su propio baño público”.

Morrissey también abunda en temas más personales, como cuando habla de sus días de depresión. "Sólo podía tolerar la tarde si triplicaba la dosis de valium prescrita por mi médico de cabecera (que pronto se quitaría la vida)", comenta el artista.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar