PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Esto no son anuncios, son una invitación a rebelarse

H

 

La calle siempre fue un patio de juego, y a estas vallas publicitarias les apetece divertirse contigo

Natxo Medina

24 Enero 2015 06:00

La publicidad es parte de nuestro paisaje cotidiano como lo son los coches o las canciones de Taylor Swift. Nos guste o no, el espacio urbano es un verdadero campo de batalla en el que cientos de marcas se disputan nuestra atención. Y muchas veces no la consiguen precisamente por la pura saturación. Porque estamos cansados de ver una y otra vez el mismo anuncio, la misma fórmula repetida que sólo nos invita a consumir. Necesitamos sorpresas, porque somos humanos y curiosos, y además cuando vas con prisas por la ciudad no estás para tonterías.

Los mejores diseñadores de campañas callejeras saben todo esto perfectamente. Por eso siempre están a la caza de la nueva inspiración, de ese sabotaje de la lógica que te ilumine por dentro por unos segundos. Por eso para ellos toda inspiración es válida, desde el street art hasta la gamberradas, pasando por las metareferencias a su propio lenguaje. La premisa es: "Ya sabemos como hacer bien las cosas. Ahora vamos a romperlo todo".

Teniendo en cuenta lo controlada que está la vida en nuestras ciudades, se agradece que de vez en cuando alguien rompa algo. Que haya mensajes, tan ingeniosos como estos que hemos recopilado, que nos lleguen a pesar del ruido. Y nos cuenten historias, por pequeñas que sean. Por ejemplo:

A veces basta con un pequeño toque de inteligencia...

... para mejorar tu vida cotidiana,

o para alegrar un poco la vida de los más vulnerables.

Al narrar, otra cosa que siempre funciona es el humor...

... incluso con algo tan difícil de vender como productos de oficina.

¿Y cómo olvidar el humor en algo tan divertido como el sexo?

Otros prefieren jugar a exagerar, e inventarse envíos de cajas gigantescas,

o un horno gigante en el que resguardarte del frío del invierno.

Y por supuesto siempre están los que pintan a propósito fuera de los límites del cuaderno

O los que lo rompen todo a su paso, que para algo estamos hablando de rock and roll.

Aunque la estrategia vale también con asuntos tan serios como los accidentes de tráfico,

quizás precisamente porque los temas importantes requieren llamar todavía más fuerte tu atención.

Pero casi mejor rebajamos la tensión, que es fin de semana. ¿Qué tal si nos tomamos un descan...


Si la publicidad no debería seguir el camino de lo previsible, la calle todavía menos







share