Actualidad

La mejor manera de transportar semen es... en bicicleta

La bici no es sólo más rápida, cómoda y limpia; también es más eficiente a la hora de entregar según qué mercancías

Imagínate que vas de paseo por Copenhague, disfrutando de sus canales y su aire limpio y sus rubios sonrientes. De pronto, te adelanta lo que parece un enorme espermatozoide sobre ruedas, empujado por un señor a pedales. No, no estás flipando, ni te ha sentado mal el frikadellen que te has metido entre pecho y espalda para desayunar. Sólo has visto pasar una de las bicicletas especiales que forman la flota del Banco Europeo de Semen, con sede en la capital danesa. Con 15 clínicas alrededor de la ciudad, y teniendo en cuenta que Copenhague es uno de los centros indiscutibles del uso de bicicletas en el mundo, no resulta nada extraño que los responsables del Banco hayan optado por esta manera rápida, cómoda y limpia de moverse. Pero, ¿y el semen no se estropea? No si está sumergido en nitrógeno líquido a -195º, en un tanque habilitado especialmente para la tarea. ¿O qué os pensábais?

Como ellos, cada vez más servicios de mensajería urbana optan por sumar bicicletas adaptadas a sus flotas de transporte. No hablamos del mensajero típico que todos tenemos en mente, sino de auténticas camio-bicicletas que pueden transportar grandes cargas sin las desventajas que un coche o una furgoneta suponen: lentitud, contaminación, restricciones de tráfico en los centros urbanos... Y no hay limitaciones a lo que uno puede llevar encima, es sólo cuestión de adaptar los transportes a las necesidades. Como Rob King, fundador de la veterana empresa de mensajería Outspoken Deliveries, radicada en Cambridge (otra de las ciudades estrella en uso de bicicletas), indicaba hace poco a la CNN: " Nosotros hemos llevado hasta válvulas cardíacas y ojos".

Esta tendencia tiene todos los números de ir al alza en Europa, si se tienen en cuenta indicadores como los que la organización CycleLogistics pone sobre la mesa: hasta el 51% de los transportes que hoy se hacen en vehículo motorizado a través de tejidos urbanos podrían hacerse en bicleta, así como el 90% de compras en supermercados. Esto, según la Agencia Austriaca de Movilidad supondría unos 37 millones de toneladas menos en emisiones de CO2. No es moco de pavo, aunque como afirma Randy Rzewnicki, "el CO2 no es el problema más importante. Hay un montón de cosas que mejorarían con un aumento del reparto en bicicleta: la contaminación atmosférica, la polución sonora y los problema derivados del tráfico. Estos son asuntos clave en las ciudades europeas hoy". Tampoco está de más recordar que según The European Cyclists Federation, el reducir el número de camiones en las carreteras tendría una incidencia clara en la reducción de accidentes mortales entre ciclistas, ya que hoy son causa del 21% de estos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar