Actualidad

Más del 50% de los médicos europeos creen que la homosexualidad es una enfermedad

Estos son los terribles datos de la homofobia en Europa

La mitad de los médicos europeos piensan que la homosexualidad es una enfermedad que se puede tratar de forma médica.

Esta es la terrible conclusión a la que ha llegado un estudio realizado por la Agencia Europea por los Derechos Fundamentales después de entrevistar a 1.039 funcionarios públicos de 19 países europeos.

Los Estados que han formado parte del estudio han sido Malta, Grecia, Austria, Polonia, Hungría, Bulgaria, Dinamarca, Croacia, Finlandia, Francia, Irlanda, Letonia, Lituania, los Países Bajos, Eslovaquia, España, Italia, Rumanía y Reino Unido.

Los resultados del estudio muestran que aunque las políticas de los últimos años han intentado luchar contra la intolerancia contra la comunidad LGTB, la homofobia y los perjuicios persisten en grandes capas de la población, también entre el estamento médico. Grandes proporciones de profesionales médicos de Bulgaria, Hungría, Italia, Letonia, Polonia, Rumanía y Eslovaquia sugieren que la homosexualidad es algo que se puede curar.

En el estudio, una enfermera rumana describe a las personas homosexuales como una "plaga" y funcionarios lituanos y húngaros consideran que a pesar de los esfuerzos de la Unión Europea por la integración de la comunidad LGTB, sus países "no están listos" para aceptar los derechos fundamentales de los homosexuales.

Destaca el hecho de que los países más intolerantes son los del Bloque del Este, países post-comunistas en los que la intolerancia en materia de orientación sexual está a la orden del día.

Es también reseñable que en las sociedades más homófobas la homosexualidad se percibe como un fenómenos "extranjero", que viene de fuera y que nada tiene que ver con la identidad nacional.

Este pensamiento dificulta aún más la integración y la aceptación de la diversidad como algo normal presente en nuestras vidas.

El informe concluye sugiriendo que en algunos países las personas LGTB son tratadas como ciudadanos de segunda categoría y que hace falta un trabajo mucho más intenso en el avance de la sociedad que permita acabar con los perjuicios y la falta de conciencia. Todo eso en pleno 2016.

[ Vía]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar