PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

"Messi es único. Colocarnos a los demás futbolistas en el mismo saco es injusto"

H

 

Los futbolistas, ¿esos privilegiados? Al habla 6 jugadores profesionales 

Ignacio Pato

07 Abril 2016 07:32

"Los futbolistas viven como quieren".

"Están en una burbuja".

"Son insolidarios y no tienen inquietudes".

En torno a juicios como estos orbitan las percepciones mayoritarias de la opinión pública sobre los futbolistas profesionales. La nueva filtración sobre los presuntos movimientos de Leo Messi para evadir impuestos con una sociedad offshore en Panamá es una buena ocasión para hablar sobre la consideración de su gremio con 6 futbolistas españoles profesionales.


VER TAMBIÉN: "Ilusiones y sinsabores de un 'viejo' de 30 años"



Cristian Hidalgo, cuarto por la izquierda, en el banquillo junto a Leo Messi, primero por la izquierda el día del debut del argentino en 1ª


1. Messi, ¿un dios irresponsable?

Abre el fuego Cristian Hidalgo (Barcelona, 1983), que jugó con Messi en el filial y el primer equipo del FC Barcelona. "Cristiano o Leo solo hay uno. La vida que llevan es una mentira, pero la gente te asocia a eso".

La opinión la comparte Jorge Alonso (Salamanca, 1985). "Gran parte de la sociedad está influida por prensa muy poco seria o informada. La mayoría de los futbolistas no somos Messi, no tenemos los salarios de Messi. De hecho, Messi es único, en su fútbol y en su cuenta corriente. Colocarnos en el mismo saco a todos es injusto. No todos somos somos multimillonarios", dice Alonso.



Jose Pedrosa Galán ha jugado en Tailandia, Indonesia, Austria, Jordania, Chipre y Rumanía


Le asiste Jose Pedrosa Galán (León, 1986). "Creo que su caso se debe más que nada a un mal asesoramiento. No me veo a Messi o a otro jugador así decidiendo sobre temas económicos, de inversión o negocio. Bastante ocupado debe estar con temas deportivos y publicitarios".

¿Pero?

"Lo que sí es verdad es que debería haber más responsabilidad por su parte porque al final el que se mancha es su nombre, no el del abogado, economista o asesor de turno", reconoce Galán.



Gorka Larrea acumuló 6 temporadas consecutivas en 1ª División con Real Sociedad, Almería y Levante

2. Egoísmo

Tal vez, la evasión de impuestos es el acto insolidario más simbólico que puede hacer una persona. ¿Son egoístas entonces los futbolistas?

Para Gorka Larrea (San Sebastián, 1984), "dinero y generosidad no son sinónimos. Se puede tener poco dinero y serlo. Y no todos los actos de generosidad se pagan con esa moneda. Al jugador se le debe exigir la solidaridad en el campo".

Galán: "La mayoría de futbolistas de alto nivel donan parte de su dinero a fundaciones o asociaciones con el fin de ayudar, no creo que sean millonarios insolidarios".



Jorge Alonso durante el año en que estuvo a punto de ascender a 1ª con el Real Valladolid

Deberíamos tener un régimen de impuestos especial, porque nuestra actividad es limitada, dura 15 años como mucho y, terminada, la readaptación a la vida profesional en otro sector es difícil

Metidos en harina fiscal, interviene Alonso: "Deberíamos tener un régimen de impuestos especial, porque nuestra actividad es limitada, dura 15 años como mucho y una vez terminada la readaptación a la vida profesional en otro sector es difícil, no tienes experiencia y te encuentras con una edad avanzada".

"No tiene mucho sentido pagar impuestos como si fueras el directivo de una multinacional: él se podrá dedicar toda su vida a su profesión, ¡los futbolistas no! Vivimos en una sociedad muy demagoga, que es socialista con el dinero de los demás y capitalista con el suyo. Desde esa posición es fácil criticar a los futbolistas", razona Alonso.



Abraham Paz en su presentación con el Maccabi Haifa israelí

3. El 99% en el campo

¿Viven como quieren los futbolistas?

La generalización la despeja Abraham Paz (El Puerto de Santa María, 1979). "La gente se queda con lo malo de los grandes jugadores, pero hay jugadores en 2ª B, en 3ª y de ahí para abajo".

"La gente piensa que solo trabajamos dos horas al día, y eso es mentira", continúa el gaditano. "Un futbolista profesional trabaja las 24 horas del día, los fines de semana, tiene 20 días de vacaciones en verano y cuatro o cinco días en diciembre. Se duerme muchos días fuera de tu casa, dejando familia de lado, cuidando al máximo tu alimentación y tu descanso".

Abraham Paz recuerda que para un adolescente de 15 años no suele ser fácil renunciar a salir los viernes con sus amigos si al día siguiente tiene partido. Habla desde su casa en Karmiel, al norte de Israel, donde juega en el Bnei Sakhnin de 1ª. Acaba de terminar de comer y está a punto de ir a recoger a su hija mayor al colegio. A sus 36 años, Paz tiene un currículo de 8 años en 2ª División y dos en 1ª como capitán del Cádiz.



Abraham Paz fue un ídolo local para la afición del Cádiz CF

Galán estuvo a punto de debutar en 1ª con el Almería de Hugo Sánchez y actualmente está sin equipo, como Alonso. Larrea tuvo bastantes minutos en 1ª, tras haber debutado en el Bernabéu con la mejor Real Sociedad de las útimas décadas. Hoy juega en Indiana. 

Hidalgo, que estaba sentado en el banquillo con Messi el día que el argentino debutó en Montjuïc, está en el Ceahl?ul Piatra Neam? rumano.



Cristian Hidalgo, durante su etapa en el Deportivo de La Coruña, disputa un balón con Carles Puyol en el Camp Nou

Todos son parte de una especie de 99%, de un ejército de futbolistas que han tenido relación con el más alto nivel pero que aun así conforman el iceberg del que cracks como Messi son la punta, el 1%.

Seis jugadores que son parte de una especie de 99%, el iceberg del que cracks como Messi son la punta

"Hay jugadores españoles jugando en Rumanía por 3.000 euros. Y en 2ªB puede haber gente ganando 800 euros. Tengo familiares y amigos en el paro", dice Paz. "Yo mismo cuando empecé en el Cádiz, estuvimos seis meses sin cobrar y nos encerramos a protestar en la sala de la trofeos. En el Hércules estuvimos un año cobrando el 30% de nuestro sueldo. En Cartagena otros seis meses sin cobrar... ¿Qué trabajador trabaja gratis?".

"Después de retirarse el 50 o 60% de futbolistas de 1ª a 2ªB tienen que seguir trabajando", afirma Paz sobre unas vidas que giran, como las de la gran mayoría, en torno al mercado laboral. En muchas ocasiones, las parejas e hijos acompañan a los futbolistas lejos, cambiando de país, hábitos y entornos humanos.

"Mi hija mayor, de seis años, estudia en un colegio hebreo. Y no es fácil. Echa de menos a sus amigas de España, a sus tíos, a sus abuelos", reflexiona el defensa del Bnei Sakhnin.



David Babunski recibe indicaciones de Pep Guardiola durante su etapa juvenil en el FC Barcelona

4. Un ágora en el vestuario

Otro lugar común es el de la burbuja en que vive el futbolista de élite.

"Yo no vivo en una burbuja. Soy una persona humilde y tengo los valores trabajadores de mi familia. También tengo los mismos amigos que tenía antes de empezar. Yo no he cambiado por ser futbolista profesional", se defiende Hidalgo.

Para Hidalgo, si hay una burbuja al más alto nivel, "son las personas ajenas a los futbolistas quienes la crean".

El ex del Barcelona B David Babunski (Skopje, Macedonia, 1994) coincide. "Es la burbuja que la sociedad construye cada día para los futbolistas. Nos acusan de vivir en ella los mismos que se desviven por su equipo, que glorifican a los futbolistas por dar patadas a un balón. Están todo el día hablando de futbolistas. Pero no solo de su juego, también de sus peinados, novias y coches".

¿Y de qué hablan los futbolistas en los vestuarios?

"Yo he hablado de todo", dice Paz, "aunque aquí en Israel me preguntan mucho sobre el nivel de vida en España y sobre por qué hay tanto paro".

No es fácil quitarse el cliché de simplón de encima cuando "los periodistas muchas veces son robots que repiten las mismas preguntas", según Babunski.

"¿Ha sido un partido difícil?" "¿Contento con la victoria?" "¿Esperas recuperarte pronto?"

...



Babunski jugando al fútbol las pasadas navidades con niños refugiados del campamento de Gevgelija (Macedonia)


El jugador macedonio tiene 22 años y está loco por la Filosofía. Hace dos meses se despidió del Barça B con una carta en la que aconsejó a otros futbolistas:

"Aprovechad esta privilegiada posición, no para aumentar vuestros seguidores en Instagram y Twitter, para comprar y lucir coches espectaculares, comer gratis en restaurantes y presumir de la glorificación que esta sociedad os concederá (...) Es triste que los futbolistas seamos los héroes de la sociedad, pero es la realidad. ¿Qué haremos al respecto?"

No lo va a tener fácil para plantar la semilla crítica. "No es fácil, a casi nadie le interesa. En los vestuarios solo se habla de mujeres y de fútbol", reconoce.

"Cuando empezaba a dar la lata con alguna filosofada, rápidamente empezaban las risas".

No le afectaba, nos dice. Confía en que el futbolista está evolucionando.

"Pronto veremos futbolistas activistas". Y ahora es el quien sonríe.

¿Conseguirá el futbolista de a pie y concienciado de Babunski destronar el reinado de un dios con manchas fiscales?



share