PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¿Por qué tememos tanto al terrorismo y tan poco a los peligros diarios?

H

 

Esto es lo que dicen los psicólogos

alba losada

03 Febrero 2017 17:50

Entre 2005 y 2015, en Estados Unidos murieron 94 personas a manos de los yihadistas, de acuerdo con New America Foundation. Durante el mismo periodo, 301.797 fallecieron al ser disparados, según Politifact.

A pesar de la notable diferencia que hay entre las 2 cifras, y de que un americano tiene 3.210 probabilidades más de morir por el impacto de una bala que por un ataque terrorista, un estudio realizado por la Universidad Chapman, Los Ángeles, demostró que los estadounidenses tienen más miedo del terrorismo que de la ubicuidad de las armas de fuego.

En el caso de Estados Unidos, la distinción se hace entre terrorismo y armas. Ya que es una causa de muerte común en el país. Pero, en otras naciones, el equivalente a las muertes por armas de fuego podrían ser las ocasionadas por, por ejemplo, los accidentes de tráfico. España cerró 2016 con 1.160 muertos en carretera, mientras que no hubo ningún fallecido por terrorismo yihadista.

Resultado de imagen de solutions to gun control

¿Por qué el terrorismo, que ocurre puntualmente, nos suscita más terror que las tragedias que se desencadenan regularmente?

Para empezar, no somos conscientes de las probabilidades que tenemos de vivir una situación u otra. De acuerdo con el asesor asociado de Behavioral Insights Group de Londres, Mark Egan, "la mayoría de las personas no distinguen entre un riesgo de 1 entre 1.000 y un riesgo de 1 entre 1.000.000".

Entre 2005 y 2015, en Estados Unidos murieron 94 personas a manos de los yihadistas. Pero, durante los mismos años, 301.797 lo hicieron al ser disparados

Otro factor crucial es que nuestros cerebros están conectados a lo que hemos visto a lo largo de los años. Algo que, para analizar acontecimientos actuales, nos lleva a hacer juicios rápidos que no siempre están respaldados por el razonamiento lógico, como escribió la psiquiatra infantil, Maia Szalavitz, en Psychology Today. "Nuestras emociones nos empujaron a hacer juicios que tras el 11-S eran razonables, pero puede que ya no lo sean".

También indicó que el miedo que sentimos ante catástrofes singulares como el 11-S, o en el caso de España el 11-M, provoca que éstas queden incrustadas en nuestra memoria. "Como resultado, sobrestimamos las probabilidades de eventos terribles pero infrecuentes y subestimamos lo arriesgados que son los eventos ordinarios", explicó Szalavitz.

Resultado de imagen de 11 M

El científico de la Universidad Carnegie Mellon, Pensilvania, Baruch Fischhoff, dijo que el terrorismo es mucho más imprevisible que las tragedias ordinarias. Y esto nos aterroriza porque no hay forma de anticiparnos a ello. En cambio, a partir del número de accidentes de vehículos de motor que tuvieron lugar en el pasado, podemos estimar las probabilidades que, actualmente, tenemos de sufrir uno. Una evidencia que nos hace sentir más seguros.


El miedo que sentimos ante catástrofes singulares como el 11-S, o en el caso de España el 11-M, provoca que los acontecimientos se incrusten en nuestra memoria

Pero con el terrorismo es diferente, "podría cambiar, por lo que no es irracional que la gente reaccione de forma distinta ante un riesgo incierto", añadió Fischhoff.

El exprofesor de la Universidad de Wisconsin, Michael Rothschild, también señaló al gobierno como responsable de nuestro miedo por exagerar el riesgo terrorista. Aunque, el tratamiento de los acontecimientos por parte de los medios de comunicación también influye. Porque, con un tiroteo o un accidente de tráfico, no vemos imágenes que vayan más allá de los cordones policiales, ambulancias o coches siniestrados.

Resultado de imagen de cordon policial

Pero, cuando se trata de un atentado, tenemos acceso a imágenes que nos muestran el sufrimiento, la destrucción y la maldad en su estado más puro. Esto nos inducen a lo que los científicos llaman "sesgo de disponibilidad", que significa que le damos más importancia a lo que recordamos con más exactitud.

Además de explicarnos por qué tememos tanto al terrorismo, estos datos revelan que nos será mucho más útil prestar atención a peligros cotidianos que a atentados que ocurren en ocasiones remotas.

[Vía Quartz]

share