PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

"Cuando mataron a Boris pensé: él no, no puede ser verdad"

H

 

Conversamos con Oksana Chelysheva, periodista rusa en el exilio y amiga del líder asesinado Boris Nemtsov

Alba Muñoz

09 Marzo 2015 13:29

Hace más de una década que Oksana Chelysheva se fue de Rusia. Periodista y activista, tuvo que exiliarse en Finlandia debido a sus investigaciones sobre los abusos de los derechos humanos por parte del Kremlin.

El pasado 27 de febrero, Oksana recibía la noticia: el político Boris Nemtsov había sido asesinado a tiros en un puente de Moscú. Ex viceprimer ministro y líder opositor, era muy crítico con el gobierno de Vladimir Putin y con su papel en el conflicto de Ucrania. También era amigo de Oksana.

La información sigue siendo confusa: 5 hombres chechenos han sido detenidos y acusados de participar en la muerte de Nemtsov. Según la juez instructora, uno de ellos ha confesado haber participado en el tiroteo, al parecer motivado por la defensa que hizo el político del semanario Charlie Hebdo.

Hace dos días, un sexto hombre se autoinmoló con una granada cuando la policía trató de arrestarle en Grozni, la capital chechena. A pesar de las conexiones halladas por la investigación oficial, ni Oksana ni multitud de opositores de Putin creen que el asesinato de Boris Nemtsov tenga que ver con el viejo conflicto en el Cáucaso Norte o el integrismo islámico.

¿Conocías a Boris Nemtsov?

Le conocía muy bien, desde los años 80. Vivimos en la misma ciudad, Nizhni Novgrod. Yo estudiaba allí, en la universidad de lingüística, estaba involucrada en movimientos para proteger el patrimonio arquitectónico. Por entonces él estudiaba ciencias y formábamos parte de la misma pandilla de amigos.

¿Cuándo hablaste con él por última vez?

Nos las apañábamos para estar en contacto. La última vez que hablé con él fue hace un mes, y la última vez que nos vimos en persona fue en 2012, en la plaza Bolotnya, donde cometió un error.

¿Cuál?

Los dos estábamos participando en las movilizaciones masivas por el fraude en las elecciones cuando dio la espalda a unos manifestantes. Le envié un mensaje para reprocháselo. Él respondió inmediatamente diciendo: “Lo haré lo mejor que pueda”.

¿Se enfadó?

Le enfadó mi desaprobación pero hicimos las paces. Él es una de mis heridas personales (llora).

¿Qué pensaste cuando supiste lo que había ocurrido?

Él no. No puede ser verdad.

Este fin se semana se ha anunciado la detención de cinco sospechosos. Uno de ellos, el chechén Zaúr Dadádev, ha confesado estar implicado en el crimen. ¿Qué opinas?

No me sorprende el origen de los detenidos, sí me sorprende la rapidez con la que han aparecido resultados en la investigación. 

¿Crees que los chechenos tenían motivos políticos para matar a Boris Nemtsov?

No. Pero no me sorprendería tampoco que se demostrara su culpabilidad en los juzgados. 


Ni Oksana ni muchos opositores creen que el asesinato de Nemtsov tenga que ver con el conflicto checheno o el integrismo islámico



¿Entonces?

Si lo hicieron ellos, siguieron una orden. 

En caso de ser cierto, ¿crees que la persona que lo ordenara tiene que ver con el conflicto en Chechenia?

No.

¿Crees que el origen checheno de algunos de los detenidos beneficia al presidente Putin?

Sinceramente, no me importa Putin. 

¿Era Nemtsov un político peligroso el presidente?

Él era muy carismático, un político muy querido en Rusia, se sentía seguro andando por las calles de Moscú. Incluso cuando nos encontrábamos en Rusia nunca le vi con guardaespaldas.

Boris fundó numerosos movimientos de oposición y era muy crítico con Putin, especialmente los últimos meses...

Una vez tuvimos una conversación muy larga, estaba seguro de que nunca sería atacado físicamente.


No me sorprende el origen de los detenidos, sí me sorprende la rapidez con la que han aparecido resultados en la investigación


¿Pero no crees que tuviera miedo?

Aquel día, él me dijo: “Oksana, tú lo sabes, nunca he apoyado a los que ahora tienen en poder en Rusia”. Nombró a Putin. 

Todo cambió para Boris después de las protestas masivas de 2012, donde tuvo un papel destacado.

Es muy importante comprender cómo funciona el poder ruso. Después de las protestas hubo arrestos masivos sólo por estar en la manifestación.

Boris fue arrestado y detenido durante 15 días.

Recuerdo que empezó a preocuparse porque podía ser acusado falsamente de problemas e ilegalidades, como le ha sucedido a muchos opositores. Pero no creía que fueran a meterle en prisión.



Si lo hicieron los chechenos detenidos, siguieron una orden



¿Tenía enemigos?

Boris era un hombre de la capital pero nunca olvidó a sus viejos amigos. Era leal a la gente que conoció de joven aunque no compartiera sus ideales. Lo más importante es que siempre acudía cuando alguien le pedía ayuda, aunque esa persona fuera de una facción política distinta. Si alguien estaba en problemas, él estaba ahí.

Siempre fue discreto, se movía sin darse publicidad, sin intención de llamar la atención.

¿Cuál era su sueño político?

Sobre un escenario pensaba lo mismo que cuando formaba parte del movimiento disidente: democracia, igualdad y libertad.

¿Qué le pedirías a los investigadores?

Que no hagan como hicieron con Ana Politkóvskaya y los otros, cuando la investigación se convirtió en una distracción para ocultar el problema real.

¿Cómo definirías la situación política en Rusia? Putin goza ahora de una popularidad récord.

Lo que ha ocurrido en Ucrania ha aumentado el poder de Putin. No es culpa de los rusos: los poderes europeos, estadounidenses, y también algunos políticos ucranianos han contribuido a su popularidad.

Ser opositor, periodista, activista es peligroso en Rusia. Aunque el gobierno no esté involucrado en la muerte de Boris, el mensaje queda bastante claro para opositores y disidentes.

Definitivamente el mensaje es muy claro. Aquellos que pretendan agitar las bases de la sociedad rusa morirán. Desgraciadamente su muerte no es la primera por este motivo.


Aquellos que pretendan agitar las bases de la sociedad rusa, morirán




share