Actualidad

7 maneras de darle un meneo a los discursos urbanos oficiales

Mañana se celebra el Ús Barcelona y para celebrarlo homenajeamos a aquellos que se ponen la ciudad por montera

Que la ciudad es en sí misma un discurso no es una idea para nada nueva. El recientemente recuperado Henri Lefebvre decía ya hace 50 años, en una de sus citas más célebres, que “hay política del espacio porque el espacio es político”. Estudiar el pasado y presente de nuestras ciudades es estudiar la Historia de lo que somos como sociedad. De los relatos, conflictos y luchas con los que nos identificamos. También, y muy especialmente, de nuestra organización económica y actividades productivas. Podría decirse, de hecho, que a lo largo del convulso siglo XX la ciudad occidental habría ido solidificando su papel como causa y efecto de las políticas capitalistas, al servicio del Estado-Nación, replicando en su propia estructura y en sus ritmos la evolución del sistema que le daba forma.

Relativamente más nuevas, fruto de las recientes derivas de esta historia de convivencias urbanas problemáticas, son las prácticas que precisamente vienen tratando de desmantelar los discursos oficiales de lo urbano mediante la apropiación directa del espacio, o la generación de nuevas realidades espontáneas en la ciudad, ajenas normalmente a todo tipo de control institucional o vigilancia. Prácticas que se manifiestan de las maneras más diversas y que actualmente vendrían a sumarse a un debate sobre espacio público y derecho a la calle que está en un punto caliente, alimentado por los fantasmas de la Crisis y sus fenómenos asociados, de escala global, que pueden ayudar a explicar en parte la proliferación de revueltas civiles durante los últimos años en muchas grandes y pequeñas ciudades del mundo industrializado.

Por su oportunidad en un momento como este, y por su propio valor, hemos hecho una recopilación de diversas intervenciones urbanas (políticas, artísticas, tecnológicas, arquitectónicas o directamente inclasificables) nacidas como herramienta para demostrar que la ciudad no es sólo una maquinaria sujeta a fuerzas que nos sobrepasan, sino, sobre todo, el terreno de la posibilidad. Una buena manera además de abrir boca de cara al Ús Barcelona, festival de arte urbano y espacio público, que este sábado 1 de febrero tendrá lugar en Barcelona y que propone la reapropiación de un espacio hoy vacío (el que fuera ubicación del mercado de los Encants Vells hasta el año pasado) para llenarlo de creación, interacción humana y pensamiento. Tres ingredientes que no deberían faltar en ninguna ciudad, pues son la ciudad misma.

1. Los parques de Aldo Van Eyck (un poco de Historia)

Hay que entender que esto de (re)imaginarse la ciudad viene de largo y que a veces los agentes oficiales también pueden aliarse del lado de lo juguetón. Arquitecto y urbanista holandés, Aldo Van Eyck es sobre todo recordado por los innumerables parques que diseminó por su país durante los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Van Eyck hacía parques minimalistas que espoleaban la implicación del paseante, y sobre todo de los niños que jugaban en ellos, verdaderos protagonistas del espacio.

2. "Peristilo Rojo": arte, destrucción, política

Un poco más tarde, en el convulso 1968, un grupo de artistas y activistas croatas pintaron de rojo sangre el enorme peristilo del palacio de Diocleciano en Split (Croacia). La acción, influida por las ideas port-urbanas de Duchamp, pretendía ser una denuncia de la opresión comunista en la antigua Yugoslavia (a la que Croacia pertenecía entonces) y su manera de pisotear la Historia. Una muestra de cómo el arte urbano puede tener más que ver con una bofetada en la cara que con poner bonitas las paredes.

3. Dead Drops, ágoras móviles

De un Ágora clásica al Ágora de la ciudad 2.0. Un Dead Drop no es más que un USB clavado en una pared. La idea detrás sería trasladar la filosofía P2P al espacio público de la forma más literal posible. Los primeros se instalaron en Nueva York en 2010. Hoy los hay repartidos por todo el mundo, España incluida (el mapa puede consultarse aquí). A la vez una reflexión sobre el valor del espacio público como lugar de intercambio trasladado a la era digital y un posicionamiento en contra del control sobre las redes digitales. Si internet es nuestra plaza pública, ¿por qué no convertir nuestras plazas físicas en un gigantesco EMule?

Vídeo

4. Señales falsas: gramáticas ocultas de lo urbano

Esta intervención anónima que veiamos hace poco en el metro de Londres pertenece a una categoría específica de actuaciones urbanas que se dirigen directamente a los mensajes que recibimos constantemente y de forma casi inadvertida en los espacios públicos urbanos. Sea a través de señales luminosas, de carteles indicativos, de pegatinas o de señores con uniforme, constantemente se nos recuerda que vivir en una ciudad tiene que ver con adaptarse a un orden que alguien administra. Sabotear las señales tiene por tanto que ver con sabotear (en este caso con mucha coña marinera) esta gramática, o al menos con hacerla explícita.

5. El carril para turistas

Tomando esta idea de la hipernormativización, los populares pranksters "Improv Everywhere" se propusieron trabajar sobre uno de los grandes problemas de las ciudades globales contemporáneas: el turismo. La bomba turística ha tenido a muchos niveles un gran impacto sobre las poblaciones locales y su entorno durante las últimas dos décadas. Y muchas veces mezclar autóctonos y foráneos es una combinación explosiva. Reflexionar sobre este asunto dándole un giro cachondo era la intención de la performance que se montó en las calles de Nueva York en 2010. Lo más divertido de todo era ver cómo la gente se los tomaba tan en serio, aceptando sin rechistar una norma tan exagerada, digna de cualquier cacique de nuestro terruño.

6. Francis Alÿs y amigos: la fuerza del caminar

Y aunque la anterior performance fuera bastante de broma, es fundamental señalar el papel que el caminar ha tenido en la conformación del imaginario urbano desde la formación de la ciudad moderna y hasta nuestros días. Uno de los artistas contemporáneos que más y mejor ha trabajado el deambular por la ciudad ha sido el belga Francis Alÿs, afincado en México. Tomando como elemento central los estudios contemporáneos sobre la deriva (desde Baudelaire a Benjamin, pasando por los omnipresentes situacionistas o el Land Art), Francis Alÿs ha construido un imaginario muy particular en el que los trayectos a pie acaban mezclando el comentario político, el estudio social, la reflexión paisajística y la actividad poética.

7 Ciudades Flotantes

¿Y si finalmente te cansas de caminar y decides que tu ciudad no te gusta, que no hay nada que hacer con ella, que es un caso perdido? Pues siempre puedes montarte una ciudad nueva ciudad en medio del mar con unos amigos y un puñado de muebles reciclados. En una performance-viaje que recordaba al mismo tiempo a Waterworld, a "Beasts Of The Southern Wild" y a las micronaciones del tipo Sealand, la artista norteamericana Swoon se alió con unos cuantos compañeros y montaron el proyecto Swimming Cities of the Switchback Sea, unas ciudades-barco con las que entre 2008 y 2010 recorrieron varios mares y ríos del mundo, con su punto álgido en la Biennale de Venecia de 2009.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar