PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Esta es la manera de confesar lo mucho que odias a tu jefe sin perder el trabajo

H

 

Leak se suma a la oleada de apps anónimas, pero con matices

Franc Sayol

31 Julio 2014 17:05

Pongamos que quieras confesarle a tu compañero de trabajo que no soportas el olor de los tuppers que se trae cada día. No tienes la confianza suficiente para decírselo a la cara, pero quieres que sepa que la queja proviene de dentro de la oficina. La solución podría ser Leak.

Leak es una web que permite mandar e-mails anónimos a quién quieras. La idea no es precisamente nueva: hace años que existen páginas como sendanonymousemail.net. Pero el objetivo de Leak es que la experiencia sea un poco menos inquietante, especialmente para el receptor. Para ello, permite que la persona que manda el mensaje indique el tipo de relación que tiene con el destinatario, ya sea “un amigo”, “un compañero de trabajo”, “un familiar”, “un amigo de un amigo” o, simplemente, “alguien”. Además de aportar información valiosa, este detalle puede multiplicar la diversión.

Pero no todo vale. Antes de poder mandar un mensaje anónimo, tienes que aceptar los términos de uso. En su sección “Do & Don't”, la web anima a “hacer un buen uso del anonimato” y a no “amenazar”, “alentar auto-lesiones”, “acosar” y a no postear discursos de odio, pornografía o spam. Para asegurar el cumplimiento de las normas, Leak almacena tu dirección IP. Es decir, no es 100% anónima.

La felicidad del anonimato

Las apps anónimas se están convirtiendo en una seria alternativa a las redes sociales tradicionales. Recientemente, Secret fue valorada en 75 millones de euros y Whisper registra 6.000 millones de mensajes al mes. El hilo conductor de todas ellas es su espíritu confesional y terapéutico. Durante años, el anonimato en Internet se ha usado para hacer sentir mal a los demás. Ahora, sin embargo, parece que el anonimato se utiliza para hacernos sentir un poco mejor.

Está por ver si Leak logra su cometido de “proveer una herramienta para conectar a la gente en un nivel más candido y personal”. Mientras que en Secret y Whisper el usuario se dirige a una masa anónima, en Leak el destinatario está perfectamente definido. En el primer caso, el objetivo suele ser confesar algo sin esperar nada a cambio. Pero cuando escogemos específicamente a la persona a la que se lo decimos suele ser porque esperamos una respuesta. Y, entonces, el anonimato se puede girar en nuestra contra.

share