Actualidad

La maldición de Hollywood tiene rostro de mujer con arrugas

Annabelle Gurwitch dedica su último libro a analizar qué se siente trabajando en Hollywood a los cincuenta

"Este negocio te castiga. Cuando la gente me pregunta si creo que he perdido trabajos por mis ideas políticas, contesto: no, pierdes trabajo porque engordas y te haces mayor. Es entonces cuando te echan de Hollywood". La que habla es nada menos que Susan Sarandon, que se despachó a gusto en el programa de Oprah sobre este y otros temas el pasado verano.

Obviamente, no es la única. La cuestión de la edad en las actrices es tan despiadada que hasta Ellen Degeneres le dedicó uno de sus primeros chistes en la pasada ceremonia de los Oscars: "No digo que las películas sean lo más importante, porque sabemos que lo más importante es la juventud". Acto seguido, se rió del operadísimo rostro de Liza Minelli, y puso así de manifiesto una contradicción en la que muchos —si no todos— caemos.

Y entonces... ¿nos quejamos de que el cine se olvide de las actrices maduras para después criticar a las que deciden operarse?

Eso mismo se pregunta la intérprete y escritora Annabelle Gurwitch. Experta en relatar sus experiencias personales en formato libro (de su matrimonio al cómo y por qué Woody Allen la despidió de una de sus obras de teatro), acaba de publicar I see you made an effort en el que narra en primera persona qué se siente siendo una mujer de cincuenta, dedicada a la actuación y residente en Los Ángeles.

A Gurwitch le gusta considerarse una "adyacente de Hollywood": además de residir al lado de los famosos, afirma que vive pegada a ellos, aunque trabajando en la sombra. La meca del cine es tan despiadada que añade, según la autora, treinta años a la edad real de sus mujeres. "Tengo 52, lo que para una actriz significa tener 82 años", declaraba recientemente en la National Public Radio americana. "Podría cometer cualquier crimen con impunidad porque, con más de cincuenta, soy invisible".

Con la eterna excepción de Meryl Streep, Julianne Moore o Cate Blanchett, la mayoría de las estrellas femeninas actuales ni siquiera ha alcanzado la treintena. ¿Qué pasará cuando Emma Stone, Jennifer Lawrence o Dakota Fanning lleguen a los cincuenta? Si Hollywood no pone freno a su problemilla con el envejecimiento prematuro, tendrán que sobrevivir, según Gurvitch, creando ellas mismas los papeles que interpretan.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar