PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Por qué las madres aman el olor de sus bebés

H

 

Más allá de los afectos, existe una explicación científica

PlayGround

30 Marzo 2016 17:20

Imagen de Jessica Todd Harper

Pocas cosas hay tan intensas como el vínculo que se establece entre una madre y su bebé. Esta la cosa de los afectos, lo de ser carne de tu carne, sangre de tu sangre, y luego... está el olor. Porque, sí, ese lazo especial entre la madre y la criatura parece tener algo que ver con el aroma que desprende el recién nacido.

El olor de los bebés es tan placentero para las madres como comer chocolate. O como un "buen" estimulante. Eso es lo que viene a decir un estudio publicado en Frontiers of Psychology que explica por qué las madres aman el olor de sus hijos recién nacidos.

Los científicos llegaron a esta conclusión a través de un sencillo experimento. Juntaron a 30 mujeres; la mitad habían sido madres recientemente y la otra mitad no. Cada una fue expuesta a una serie de olores, entre ellos el de un recién nacido, extraído de sus pijamas. Cuando las mujeres olieron el aroma del bebé, los centros de recompensa del cerebro se activaron y la dopamina comenzó a fluir.

“Estos centros cerebrales se activan cuando estás muy hambriento y comes o cuando un adicto a las drogas recibe su dosis. Es una respuesta que se produce cuando se satisface un deseo”, explica el científico Johannes Frasnelli.

Aunque todas las mujeres reaccionaron con gran intensidad al olor de los bebés durante el experimento, la respuesta neuronal  y el incremento de dopamina fueron notablemente más fuertes en las mujeres que acababan de ser madres que en aquellas que no tenían hijos.



Los investigadores no están seguros de cuál era la composición exacta del olor que generó estas reacciones, pero tienen algunas suposiciones. “Creemos que consiste en una mezcla de 250 compuestos químicos”, explica Johan Lundstrom, profesor asociado del centro Monell Chemical Senses de Philadelphia. “Pensamos que esta combinación de químicos es lo que da a la madre la necesidad de cuidar de sus hijos”, resume el científico.



"Es posible que el parto cause cambios hormonales que alteran el circuito de recompensa en el cerebro pero también es posible que la experiencia juegue un papel principal”, dijo Frasnelli. "Lo que si que es cierto es que hay una respuesta neuronal relacionada con el nuevo estado de la madre biológica”, aclara el investigador.

Otra de las conclusiones a la que ha llegado el estudio se basa en que el olor de los bebes podría motivar a las mujeres a cuidar del niño, incluso si el bebé no es suyo.

El estudio no incluye a hombres por lo que no se puede saber si a ellos les afecta el olor de los recién nacidos de la misma manera. Quizás el siguiente paso de la investigación sea probar cómo reacciona el cerebro masculino.

[Vía Attn]



share