Actualidad

Fueron amantes hace 100 años; hoy sus cartas cargadas de erotismo salen a la luz

'La pasión de Mademoiselle S' (Seix Barral) recopila las cartas pornográficas de una mujer parisina de clase alta dirigidas a su joven amante

I

“Toma, te ofrezco mi coño. Ven corriendo a chuparlo. En el borde de la cama, con las piernas abiertas, me entrego a ti. Lámeme el botón. Haz que me derrame. Lo haces tan bien como una mujercita, y a ti, al menos, te amo. Y fóllame, fóllame bien acariciándome los pezones. Méteme la polla hasta el fondo del coño.

II

El diplomático francés Jean-Yves Berthault lleva toda la tarde ayudando a una amiga a vaciar el desván de un viejo piso parisino. Han subido y bajado cajas. Han tragado las nubes de polvo que se arremolinan en el aire cada vez mueven algún mueble.

Berthault mira con curiosidad toda esa basura —sillas, botes vacíos, espejos agrietados, marcos rotos—, y se pregunta cuánto tiempo llevarán esas cosas ahí, o si acaso alguna fueron importantes para alguien.

Lo que el diplomático encontró fue un verdadero tesoro literario y erótico

De entre los cacharros, y cuando ya están a punto de terminar la limpieza, se fija en unos tarros de cristal perfectamente guardados entre papel. Al diplomático le resulta extraño que algo sin aparente valor esté tan bien escondido y decide mirar por si acaso hubiera algún tesoro.

Cuando ve una cartera de cuero llena de papeles, intuye que probablemente allí habrá algo emocionante. ¿Una partitura oculta de Mozart?, se dice Berthault. ¿Un mapa del tesoro? ¿Una correspondencia secreta?

Efectivamente, lo que aquel desván escondía era un secreto increíble: una selección de cartas eróticas entre una mujer y su joven amante, que llevan ocultas entre el polvo y la oscuridad desde hace casi cien años.

III

“Me he quedado sin fuerzas, extenuada, pero tú aún no estás satisfecho en absoluto y me clavas en el coño el miembro formidable. Toma, amado mío, mira, mira. Esto es lo que hago cuando estoy sola, y mi deseo de ti es demasiado intenso. El miembro entra y sale, va y viene en mi carne palpitante. Me follo ante tus ojos. Me metes un dedo en el culo, y luego otro, y yo me acaricio el botoncito mientras mi lengua entra en tu culo, hasta el fondo. Chupo con pasión ese culo adorable.”

IV

Nadie sabe quién es la autora de esas cartas.

Pero a lo largo de sus íntimos textos se puede ir perfilando a una mujer imponente, hermosa y de una gran inteligencia. Una mujer de la alta sociedad parisina de los años 20 que vivía sola y que mantenía en secreto una relación amorosa con un hombre casado y mucho más joven que ella.

Su nombre: Simone. El de su amante: Charles. Su ocupación: a juzgar por sus cartas, pasaba el día en casa, masturbándose, pensando en el sexo con su amante prohibido. Su perdición: la polla de Charles. Su deseo: que él fuera libre, que ambos pudieran estar juntos a todas horas, sin que la pasión decayera un instante.

Simone escribía a mano todas esas cartas, con una letra perfecta y delicada. Lo hacía casi a diario, incluso después de haberse encontrado con Charles.

Follar y recordarlo. Follar y escribirlo.

Algunas veces le enviaba las cartas por correo, otras se las daba en mano, y otras se las hacía llegar por correo neumático, un invento de la época que comunicaba las oficinas de correos de París con pequeñas tuberías por las que viajaban mensajes encapsulados gracias un sistema de aire comprimido.

En sus palabras había impaciencia. Era como si Simone no fuera capaz de pensar en otra cosa que en follar. Follar y recordarlo. Follar y escribirlo. Follar y dejarle claro a su amante que su pasión era infinita.

V

“He revivido en sueños nuestros abrazos divinos, y ¡en mi sueño veía otra vez tu polla prisionera de mis tetas! Le hacía un collar de carne cálida, ¡y tú te la meneabas así entre mis pechos juntos, un chorro de semen me inundaba, y me lo extendía por toda la garganta ante tus ojos maravillados!”

VI

Jean-Yves Berthault encontró en las cartas de esta mujer un verdadero hallazgo literario. Por eso nada más descubrirlas en aquel desván, se las compró a su amiga, las estudió en profundidad y decidió probar suerte moviéndolas en el mundo editorial.

'La pasión de Mademoiselle S.' se convirtió en el fenómeno editorial de 2015 en Francia

La prestigiosa editorial Gallimard no tardó en aceptar su publicación, y nada más salir a la luz en forma de libro en mayo del año pasado, el volumen se convirtió en un best-seller, llegando a ser considerado por la prensa francesa "el texto erótico más apasionado jamás escrito".

VII

“Ya no puedo estar sin ti. Cuando no te tengo estoy espantosamente triste. Ayer te miraba dormir. Con la cabeza entre los brazos, estabas tranquilo después de tanta lucha. Tu cuerpo desnudo me desvelaba todos sus encantos. ¿Sabes que eres hermoso, querido amor mío, y que estoy muy orgullosa de tener un amante como tú? Me basta pensarlo para sentir que te deseo. Quisiera, Lotte querida, tenerte esta noche conmigo.”

VIII

Es imposible saber si, como señalaba Le Parisien La pasión deMademoiselle S., es el texto erótico más apasionado jamás escrito.

Lo que sí es cierto es que, a diferencia de la literatura pretendidamente erótica, estas cartas guardan una pureza inmensa.

Simone, al escribir, sabe que lo hace para una sola persona. No pretende en ningún momento emocionar a un tercero con sus metáforas o sus escenas subidas de tono, sino que apunta directamente a su amante, para provocarle, para excitarle y para expresarle todo su cariño.

Simone no hace literatura erótica: sus cartas son pura pasión, pura verdad, pura pornografía

En verdad, más allá de todas las guarrerías y de todas las escenas de sexo contadas al detalle —en las que incluso los amantes se trasvisten, se cambian de género para ella ser él y él convertirse en ella—, lo que sorprende no es sólo la libertad con las que Simone narra, sino la historia que esconden sus protagonistas, y que el lector jamás será capaz de conocer en su totalidad.

IX

Para algunos críticos, Jean-Yves Berthault podría haber mentido sobre la procedencia de las cartas, e incluso se ha llegado a insinuar que él es el autor de esta correspondencia.

Para otros lectores, la sucesión de cartas es completamente real, y eso se nota en la intimidad que reluce en sus palabras, y en el refinado lenguaje que su autora utiliza en todo momento, muy propio de la época, aunque más soez y atrevido de lo que entonces se podía esperar de una mujer de su posición.

Lo cierto es que, además de sus especiales gustos sexuales, nunca llegamos a saber mucho más a propósito de los amantes.

Lo mágico de su historia es que, en realidad, no la conocemos, y por eso tenemos que imaginarla

Excepto ciertos detalles que sí quedan más que claros —la situación sentimental de él, sus viajes y su trabajo; las aspiraciones y miedos de ella—, no nos desvelan qué les unió, ni tampoco qué es exactamente lo que acabó separándoles.

Porque incluso su profundo e intenso amor tuvo un final cuando Charles dejó de visitarla, y cuando ella no pudo hacer otra cosa salvo acosarle, intentando adivinar qué es lo que había hecho que su relación se truncara.

Sin embargo, de nuevo todas estas cosas sólo las podemos conocer a través de lo que ella dejó escrito —esos mensajes de amor que alguien se encargó más tarde de guardar en una funda de cuero, entre botes vacíos de cristal— lo cual no nos prohíbe seguir imaginando quiénes eran en realidad Simone y Charles.

¿Dejaron de verse tras la última carta de ella, o simplemente detuvieron el intercambio de mensajes?

¿Qué decían las cartas de él?

¿Quién las guardó?

¿Saldrán a la luz en el futuro?

¿Encontraría un nuevo amante Simone?

¿Tendría una vida plena con su mujer Charles?

¿Se recordaron el resto de sus vidas?

¿Imaginaron algún día que su amor se convertiría en best-seller, volviéndose algo eterno?

X

“Esta carta, mi querido pequeño dios, era necesaria. Si he dicho la verdad, será la última mía que recibas, y nos olvidaremos. Si me he equivocado una vez más, dime lo que tengo que hacer. Adiós, tesoro mío. Perdóname. Olvida mis malos momentos. Piensa sólo en mi boca en tu polla. En mis labios en tu culo”

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar