Actualidad

El 62% de los universitarios españoles ha vivido situaciones de violencia machista

Y el 91% de estas agresiones nunca se denunciaron

Recientemente se ha publicado el primer estudio sobre violencia de género en las universidades españolas. Y las cifras asustan. Según la investigación, el 62% de los estudiantes conoce o ha sufrido en sus propias carnes situaciones de violencia machista en la universidad.

El estudio, publicado en la revista Violence Against Women, ha sido llevado a cabo por cuatro investigadoras de las universidad de Barcelona, Girona y Rovira y Virgili y está basado en las encuestas realizadas a 1.083 estudiantes de universidades de Andalucía, Castilla y León, Cataluña, Valencia, Murcia y País Vasco.

Los resultados señalan que en prácticamente todos los casos reconocidos como violencia la víctima era una estudiante, con un 92% del total de las respuestas. En cuanto a los agresores, el 84% de los agresores eran hombres. Y dentro de este porcentaje los perfiles se correspondían a estudiantes (65% de los casos), profesores (25%) y solo en el 16% de estos casos la violencia fue ejercida por un desconocido.

A pesar de estos datos, el 91% de estas agresiones no se denunciaron. El dato indica que la ley del silencio respecto a la violencia machista que existe en nuestra sociedad es aún mayor en las instituciones universitarias.

Las propias autoras del estudio denuncian las zancadillas e impedimentos que han vivido desde que comenzaron a investigar esta forma de violencia en la Universidad. “Desde el inicio se desencadenó una feroz campaña contra nosotras, con calumnias anónimas e incluso amenazas de muerte”, explica a la agencia SINC Patricia Melgar, profesora de la Universidad de Girona y coautora de la investigación.

El estudio señala que entre las personas víctimas de violencia machista que se sí atrevieron a denunciar en la universidad, el 27% no se sintió apoyada y el 69% se sentía inseguro acerca de si las víctimas recibirían la ayuda adecuada. “Las pocas víctimas que se habían atrevido a intentar denunciar algún caso habían sido destrozadas una a una, tanto laboral como psicológicamente”, advierte Melgar.

Los resultados señalan que en prácticamente todos los casos reconocidos como violencia la víctima era una estudiante, con un 92% del total de las respuestas

Tras analizar las respuestas obtenidas en la primera fase del estudio, las investigadoras se percataron de algo muy grave: la mayoría de los estudiantes no identifica ni sabía reconocer las situaciones violentas.

Los participantes asociaban la violencia machista a una agresión física o sexual contra las mujeres pero no consideraban como tal otros comportamientos humillantes, de control o dominación. De hecho, el 23% de los estudiantes no creían que, por ejemplo, cuando un hombre impide a su pareja hablar o quedar libremente con otras personas se tratara de un acto de violencia de género. Y más datos preocupantes: el 26% de los encuestados opinaba que los comentarios negativos sobre la apariencia física de las mujeres no eran violencia.

Estos problemas para identificar qué es violencia de género son tan evidentes que a la pregunta de si habían sufrido violencia de género o conocían casos, solo el 13% de los estudiantes dijo que sí. A continuación, las investigadoras les detallaron distintas situaciones de violencia de género que incluían agresiones físicas, psicológicas, tocamientos, besos, vigilancia, comentarios sexuales... Y esta vez el porcentaje de respuestas positivas llegó hasta un 62%.

Tras analizar las respuestas obtenidas en la primera fase del estudio, las investigadoras se percataron de algo muy grave: la mayoría de los estudiantes no sabía identificar las situaciones violentas

En el caso de las mujeres, estas eran más capaces de identificar situaciones de violencia machista que los hombres. De hecho, muchos estudiantes creían que las personas que sufren violencia machista responden a un perfil muy claro: mujeres sin estudios, dependientes económicamente y mayores. Cuando la triste realidad es que la lacra de la violencia de género puede afectar a cualquier mujer, independientemente de su nivel de estudios, edad o situación económica.

Las investigadoras creen este desconocimiento se debe a que se nos ha hecho creer que la violencia machista se centra en la pareja o en la expareja, cuando realmente puede llegar a producirse en cualquier tipo de relación.

Para las autoras del estudio, la mejora de la situación en las universidades española pasa por trabajar en dos vías. “La intransigencia ante cualquier tipo de violencia contra las mujeres, y la intervención, apoyo y solidaridad con las víctimas y con las personas que las apoyan” son la clave.

[Vía Agencia SINC]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar