Actualidad

Nadie quiere a un pesimista, ni siquiera su propio corazón

Un estudio concluye que los que ven el vaso medio vacío son más propensos a morir de una enfermedad cardíaca

Los pesimistas lo ven todo oscuro. El maldito vaso siempre está para ellos medio vacío. Es probable que todas sus amistades hayan fracasado en convencerles de que deben tomar otra actitud ante la vida. Pero si el consejo de los más cercanos no bastó, quizá un aviso médico les haga replantearse las cosas.

Según un profundo estudio conducido por investigadores finlandeses, existe una clara conexión entre la negatividad y una mayor probabilidad de morir de una enfermedad cardíaca. Pero solo si eres hombre, a las mujeres -según el estudio- no les afecta de forma letal el pesimismo.

Los investigadores examinaron durante más de una década a un grupo de personas en sus 50, 60 y 70 años. De los cerca de 2.000 voluntarios que participaron, 121 habían muerto al finalizar el estudio por una cardiopatía. Y justamente eran algunos de los que peor veían la vida.

Además de los factores de riesgo ya conocidos, como una mala alimentación, un ejercicio escaso o fumar como un carretero, las conclusiones de los psiquiatras del Hospital Central de Päijät-Häme (Finlandia) apuntan a que la fortaleza mental es un indicador más que se debe de tener en cuenta.

Después de evaluar cómo afrontaban las cosas preguntándoles si estaban de acuerdo o en desacuerdo con cuestiones como "Casi nunca espero que las cosas sigan mi camino" o "En tiempos de incertidumbre, normalmente espero lo mejor", se estimó que los más pesimistas tenían el doble de probabilidades de fallecer por esta causa.

¿Y por qué la desgracia solo afecta a los hombres?

Pues según las hipótesis de los autores se debería a la manera en la que éstos experimentan o alivian el estrés que conlleva la condena de pensar en gris. Los médicos explican que los hombres sienten los efectos físicos del estrés (un incremento de la presión arterial y el número de veces que se contrae el corazón) en un mayor grado que las mujeres. Y a esto se suma que tienden más a ahogar las penas en alcohol que las mujeres, algo que también aumenta la presión arterial.

A pesar de lo que se podría creer, el estudio no encontró relación entre una mejor salud cardíaca y el hecho de ser optimistas. Es decir, el fecto contrario no se da. Aún así, conviene mirar siempre el lado positivo de la vida. Pero sin pasarse.

[Vía Vocativ]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar