Actualidad

¿Es lícito utilizar el MIEDO para vender?

El viral del bebé diabólico que aterroriza a los neoyorquinos reabre el debate sobre la ética del 'prankvertising'

Encontrarse con un carrito de bebé desatendido en la calle despierta la preocupación de cualquiera, pero si de dentro sale una criatura diabólica, directamente te acojonas. Esto es lo que les ha sucedido a las víctimas de la última broma viral de Thinkmodo, reyes del marketing viral y responsables de la ya mítica “ Telekinetic Coffee Shop Surprise”.

Esta vez, el protagonista de la broma no es una chica con poderes sobrenaturales, sino un bebé animatrónico dirigido por control remoto que, cuando los transeúntes se acercan, retuerce la cabeza, grita y vomita como si estuviera poseído.

Lo más divertido, como siempre, son las reacciones de la gente; en especial la del impasible hombre que aparece en el minuto 1:01.

La cuestión de fondo, sin embargo, va más allá de las risas. Como en el caso de “Telekinetic Coffee Shop Surprise”, la broma sirve para promocionar una película de terror, en este caso “Devil's Due”, que se estrena este fin de semana en los Estados Unidos. Thinkmodo, pues, no hacen más que repetir una fórmula que les funciona de maravilla. Utilizar el impacto, el sobresalto y el miedo se están convirtiendo en un recurso habitual de la nueva publicidad viral. La cuestión ha despertado el debate sobre hasta qué punto es lícito hacer pasar malos ratos a ciudadanos inocentes para vendernos un producto. El prankvertising es un fenómeno tan nuevo que parece que nadie se ha parado a pensar cómo ponerle coto. Pero deberíamos empezar a plantearlo si no queremos acabar como en esta afilada parodia que realizó la agencia canadiense John St el pasado año:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar