Actualidad

Sangre, amor y belleza: 5 libros de mujeres brutales

O cuando la literatura es una piedra que estalla contra los cristales negros del mundo

La tristeza es un sentimiento público, escribe Dorothea Lasky en un poema. Y para combatir esa tristeza tanto ella como muchas otras escritoras brutales sólo tienen una solución: la carcajada, el cuchillo, la brutalidad lírica de sus palabras fuertes. No hace falta mirar muy lejos para encontrar algunas de esas firmas que nos vuelven locos con novelas originales, poemarios reivindicativos o identidades secretas con las que juegan a engañarnos y a engancharnos y a enamorarnos. De hecho, en los últimos meses sus nombres han poblado nuestras mesas de novedades, y llegan para protagonizar este otoño tardío que se debate entre la manta y los últimos abrazos de calor. Junto a Dorothea Lasky, hemos seleccionado a cuatro mujeres que combaten la tristeza, el dolor y la monotonía: Siri Hustvedt, Elena Ferrante, Joy Williams y Stacey Teague. ¿Te animas a leerlas?

1. Rome, de Dorothea Lasky

Cada dos años, Lasky regresa a la poesía, y cada dos años, también, lo hace de manera deslumbrante. El poemario Roma es un conjunto de textos que ahonda en los temas más tratados por la autora: la depresión, el sexo, la ruptura, el resentimiento, la poesía como método de supervivencia… Lejos de repetirse, Lasky llega a conclusiones vitales para el lector, e incluso convierte su poemario en una especie de guía de autoayuda moderna para solteras despechadas. La Sylvia Plath de nuestra generación, como la llaman algunos, es –lo más seguro– el tipo de poeta que leería Lena Dunham.

2. El mundo deslumbrante, de Siri Hustvedt

Literatura y rock en el Nueva York de los años ochenta: un escenario muy prometedor para esta novela-cuaderno narrada a varias voces y en capítulos que hacen un repaso a la maltratada figura de la mujer en el mundo del arte y del espectáculo. Clubs de Manhattan, conversaciones delirantes sobre creación, sobre fama, sobre sexo, sobre drogas y sobre qué significa madurar en un mundo rodeado de adultos que en realidad se comportan como niños. ¿Demasiado parecido a la realidad? Quiero deslumbrar y hacer ruido y rugir, escribe Hustvedt. Quiero esconderme y llorar y abrazarme a mi madre. Pero eso nos pasa a todos.

3. Takahe, de Stacey Teague

Dice el aclamado Ben Brooks que Stacey Teague es como los autores de la Alt Lit pero en versión feliz. No le falta razón al joven novelista británico cuando señala esto, pues lo que Takahe contiene son poemas deslumbrantes que hablan de corazones temblorosos más cercanos a la naturaleza y a la celebración de la vida que a las drogas y la depresión. Teague es una jovencísima autora de Nueva Zelanda que ha recuperado palabras y términos populares de su tierra y los ha entremezclado con un lenguaje moderno y propio. Si tu cuerpo fuera un poema lo leería en voz alta, escribe la poeta en un libro que tiene una enorme virtud: nos hace sentir mejores personas. 

4. Los vivos y los muertos, de Joy Williams

Cuando Tao Lin estuvo en La Casa Encendida presentando su última novela nos contó que probablemente Los vivos y los muertos era uno de sus libros más queridos. En este volumen exquisitamente editado por Alpha Decay encontramos un mundo extraño que precisamente se debate entre esos dos mundos, el de la vida y el de la muerte, y el de los fantasmas que en realidad todavía huelen a carne. Aquí las protagonistas son niñas excepcionales, y luchan continuamente contra el mundo loquísimo que les ha tocado vivir. Tenemos mucho que aprender de ellas: sus voces son adolescencia asilvestrada en estado puro. 

5. Las deudas del cuerpo, de Elena Ferrante

Como todos los grandes escritores, Elena Ferrante también tiene una comunidad secreta de seguidores. Pero resulta que aquí el secreto más grande lo guarda la propia autora, cuya identidad sigue aún oculta, y ni sus editores de toda la vida han logrado desvelarla. Su críptica historia personal no es lo único que deslumbra, pues su obra ha conseguido enamorar a miles de lectores de todo el mundo, convirtiéndose en un éxito allá donde la publiquen. Este mes la editorial Lumen ultima con Las deudas del cuerpo la trilogía que comenzó hace dos años con La amiga estupenda, esa historia costumbrista que recorre la vida de Elena y Lila, dos personajes cuya amistad es un tira y afloja de décadas. Celos, amor, intimidad. Un culebrón delicioso escrito con la mejor literatura.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar