PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

10 libros que te harán sentir eternamente adolescente

H

 

¿Quién no ha deseado alguna vez sentirse eternamente joven? #PlayGroundRecomienda

Luna Miguel

20 Abril 2016 23:29

Tus huesos son blandos, como los de un pajarillo.

De hecho, tienes alas.

Aunque tu cuerpo no las haya desarrollado jamás: las tienes.

Aunque seas humano: las tienes.

Aunque te digan que no puedes volar: tú las tienes.

Eso es la adolescencia, o al menos parte de ella: “empeñarse en ser otro”.

Empeñarse en la belleza de un moratón en las rodillas.

De un cuello blanco comido por los chupetones de un primer amante.

De un corazón con demasiados caballos cabalgando dentro —pum pum pum pum—, la sangre batiéndose en duelo con la tierra —pum pum pum pum—. ¿Acaso no suena así la juventud?

No es extraño que muchos grandes libros de la literatura actual estén escritos desde ese ritmo arrollador, desde esa música extraña, cruel y libre que supone la juventud.

Para sentirnos eternamente adolescentes —y que los huesos no crujan, y que los moratones brillen por encima de todo— hemos seleccionado una lista de 10 libros que os llenarán de aire y locura el corazón.

Libros para regalar. O para regalarse.


Retrato del artista adolescente, de James Joyce


El protagonista de esta historia es el alter ego de James Joyce. Entre las páginas de estas memorias encontramos la vida de un niño que crece, un niño pedante y curioso que está destinado a convertirse en alguien grande, pero que mira la vida con el desdén y la furia necesarios como para no tomarse en serio ni el arte ni el mundo que, más adelante, también conquistará.

Menos que cero, de Bret Easton Ellis


Menos que cero es la novelita breve que te hará desear tener en una mano una copa de champán y en la otra un billete de dólar enrollado para esnifar toda la cocaína que un grupo de estudiantes pueda conseguir en Los Ángeles. El protagonista de este libro y sus colegas no se habrían sentido del todo identificados con la letra de No more parties in LA. “¿De verdad que no? ¡Si la noche es joven!”

Antichrista, de Amélie Nothomb


Las adolescentes pueden ser las personas más crueles del universo, especialmente con otras adolescentes. En Antichrista, Amélie Nothomb dibuja la que podría ser la idílica vida de una estudiante universitaria de primer año, que sin embargo se ve envuelta en una relación tóxica con su compañera de piso. Emociones demasiado intensas, gritos silenciosos, lágrimas, anorexia. ¿Por qué a esta edad todo nos puede parecer el fin del mundo?

Crezco, de Ben Brooks


Crezco es la biblia de la Generación Z. Un escupitajo en la cara a Salinger y su Holden Cauldfield, quien, al lado del protagonista de la primera novela de Ben Brooks, es todo un mierdas. Con este libro, Brooks debutó por todo lo alto en la literatura, y sólo tenía 17 años. Esa pureza se nota en todos y cada uno de sus libros —ahora acaba de publicar Hurra en Blackie Books—. Esa juventud cansada pero poderosa corre por sus venas, y por todas sus páginas.

Ghost World, de Daniel Clowes


Para los que han crecido en una ciudad de provincias. Para los que se han sentido raritos en el instituto porque en vez de escuchar Los 40 Principales ponían una y otra vez vinilos de The Stranglers. Para los que no tienen miedo de decir que no han perdido la virginidad todavía. Para los que la perdieron demasiado pronto. Para los que se enamoran cada día de una persona. Para los que odian a su familia o quieren teñirse el pelo de azul. Eso es Ghost World, y eso es lo que lo hace un cómic 100% necesario.

Una temporada en el infierno, de Arthur Rimbaud


Decir Rimbaud es decir adolescencia. El eterno poeta joven que dejó escrita toda su obra antes de los 16, y después se marchó a África y se olvidó de la poesía, ha sido desde entonces todo un icono. Su literatura, sin embargo, no tiene nada de juvenil, sino que es muy adulta. Su visión del mundo es cruda y comprometida. Pero es que eso es también la adolescencia: un duro golpe de lucidez.

Zonas húmedas, de Charlotte Roche


El sexo es otro de los temas que más nos importa de adolescentes, y Charlotte Roche es la autora de uno de los libros más guarros y demenciales a este respecto. Cuando la protagonista de Zonas húmedas se raja el ano intentando depilarse en la bañera, acaba en la habitación de un hospital, desde donde nos contará sus experiencias íntimas más intensas y delirantes. Asco y risa a partes iguales.

Quizá, de Luisa Geisler


Tiene 11 años, pero cualquiera diría que Clarissa es la única persona adulta de toda su familia. En su casa todos están locos, demasiado ensimismados en parecer jóvenes y divertidos como para crear un ambiente propicio para ella, que es la más pequeña. La influencia, además, de un primo de 18 años que ha llegado a su mundo para desordenarlo todo, hará que Clarissa tenga que crecer antes de tiempo. ¿Qué es de nuestra adolescencia cuando nos piden ser los más responsables?

La senda del perdedor, de Charles Bukowski


Aunque muchos profesores de lengua y literatura se horrorizarían al pensarlo, puede que La senda del perdedor sea una de las novelas que deberían leerse en todos los institutos. Aquí el siempre ácido Charles Bukowski recupera su memoria y cuenta su infancia y juventud a través de la de Henry Chinaski. Acné, pajas a perros, palizas en el instituto, primeras chicas, peleas con papá y mamá, la vida mediocre de una familia mediocre en un mediocre país como lo era Estados Unidos para chicos sencillos y temerosos como él. Y, sobre todo, una lección de vida.

El sexo de la risa, de Irene X


La poesía de Irene X se parece mucho a esos mensajes de texto secretos que nos enviábamos con nuestros primeros amantes. O a esas páginas de diario en las que cada día escribíamos con una tinta de color diferente. O a esas canciones rock que cantábamos como si se nos fuera el alma en ello.

share