PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Este libro se autodestruirá en 24 horas

H

 

James Patterson inventa la literatura autocombustible

Guiem Alba

23 Enero 2015 13:07

Una novela, muchos lectores y una premisa radical: una vez empieces a leer, tendrás 24 horas para terminar el libro antes de que se autodestruya. No es la obra de un loco, es James Patterson a sus 67 años lanzando Private Vegas, un libro autocombustible.

La edición digital se podrá descargar gratis en la web para 1.000 usuarios seleccionados al azar, que deberán leer el libro antes de que desaparezca para siempre de sus dispositivos.

Esta carrera demencial por terminar el libro va, en cierto modo, de acuerdo con la trama: Private Vegas trata de un investigador privado que se encuentra en una serie de desgracias personales, pero debe seguir haciendo su trabajo. Parece que el autor quiere sumergir al lector en una situación similar, una carrera contrarreloj y contra los demás lectores que le roban tiempo.

Además de la edición digital gratuita existe una edición física del libro. Cuesta 252.979 euros. Tal cual. Quien decida gastarse ese dineral, cogerá un avión a un lugar remoto relacionado con la trama de la novela, donde leerá el libro desde una distancia prudente —con unos binoculares de oro— antes de que explote. El precio también incluye una brigada de artificieros, champagne y una comida con el autor.


La edición digital es gratis, la física cuesta más de 250.000€



Como señalan en The Verge, hay algunos precedentes parecidos: en 1992, William Gibson grabó un poema en un disquette que se encriptaba después de un solo uso, y en 2012 la editorial Eterna Cadencia imprimió libros en tinta que desaparecía. Sin embargo, hasta ahora no habíamos visto un libro que se autodestruye físicamente.

Está claro que Patterson ha montado toda esta aventura estilo Misión Imposible para llamar la atención de los medios, y seguramente para divertirse. Pero también ha creado una campaña que es una auténtica parodia de las películas de acción. Para muestra, véase el delirante vídeo promocional.

¿Qué aporta un libro así a la literatura? A primera vista, puede parecer una estrategia comercial a base de fuegos artificiales. Pero, en el fondo, hay una propuesta artística detrás: la literatura, convertida en una experiencia fugaz similar a un concierto o a una obra de teatro. 


Si es bueno, sus ideas vivirán en la mente del lector aunque su papel arda.





share