Actualidad

10 leyendas sobre tu primer año de Universidad

¿Los mejores años de nuestra vida? Sí, ya...

Cuando teníamos 17 años y estábamos a punto de entrar a la Universidad, la vida era maravillosa. Por detrás quedaban años de encierro en nuestro cuarto, estudiando miles de exámenes aburridos, de materias que ni siquiera nos interesaban. Por delante se acercaban las vivencias más interesantes, los profesores más sabios, las fiestas más brutales, y la esperanza de reafirmar nuestros perfiles, y de convertirnos en aquellas personas que deseábamos ser.

¿Economistas reconocidos internacionalmente, escritores de bestseller, periodistas de guerra nominados al Pulitzer, médicos salvadores de vidas y curadores de todos los cánceres, diseñadores de moda riquísimos, los nuevos Steve Jobs? Bueh. Nuestras intenciones eran buenas, pero lo cierto es que en realidad no sabíamos dónde nos estábamos metiendo. Por eso hemos hecho una lista de esas 10 cosas que pensábamos que serían de una manera y que luego fueron de otra. Cosas que nos hubiera gustado conocer antes de la decepción. Cosas que estaban sólo en nuestra mente. Pura leyenda.

1. Las residencias de estudiantes

Bromas arquitectónicas de mal gusto y peor menú.

2. Amigos para siempre

Nos juntamos con ellos el primer día, y desde entonces todo fueron partidas de mus y copiosos calimochos, pero más allá de eso y del grupo de estudio, ¿qué?

3. Los profesores bohemios

“Aquel profesor me cambió la vida” es una frase que se inventan los profesores que a su vez son escritores y que publican novelitas de campus. Los profesores no nos cambian la vida, sólo nos la joden un poco.

4. San Temiento

Ni Telecogresca ni San Cemento. Las fiestas universitarias son más chonis que el botellón de Granada.

5. Encontrar el amor verdadero

El chico que siempre levantaba la mano en clase de Literatura Francesa y respondía con su dulce acento es fruto de tu imaginación. La chica a la que ayudabas a recoger sus apuntes en reprografía sólo existió en una serie americana. Esto es así.

6. La comida barata

La cantina es muy barata sí, pero cuidado que tantos paninis y bikinis acaban pasando factura. Las dietas de después para bajar toda esa grasa no saldrán tan económicas.

7. Casi no hay que estudiar

Hehehe.

8. La famosa media hora de retraso

No te preocupes, que si tu profesor se retrasa media hora en un examen no va a poner un aprobado generalizado.

9. La revisiones

¿Ves esa cola kilométrica? Son miles de alumnos que, como tú, piensan que el profesor de Economía les va a subir de 4,75 a aprobado al ver tus pucheros.

10. La revolución y la vanguardia

Porque al fin y al cabo las camisetas de Ché eran eso: camisetas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar