PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Legislador republicano: "los embarazos por violación están dentro del plan de Dios"

H

 

Lo ha dicho. Tal cual

PlayGround

24 Marzo 2017 18:27


Los embarazos por incesto o por violación "están dentro del plan de Dios". Así defendió un proyecto de ley contra el aborto el legislador republicano de Oklahoma, George Faught.

El proyecto de ley, que se discutió este martes en la Cámara de Representantes de Oklahoma, establecía que sólo se puede abortar en el caso de que el feto tuviese síndrome de Down o cualquier otra "anomalía genética". Sin excepciones para casos de violación o incesto.

Cuando Williams preguntó si el incesto podría ser también parte del "plan divino", Faught respondió "la misma respuesta" y añadió que "obviamente si esto le ocurre a alguien no es lo mejor que le a va pasar en la vida, pero Dios no es soberano en todo lo que le pasa a alguien en su vida"

Faught terminó enviado una declaración escrita a la Cámara donde defendía que "la vida, sin importar cómo fuera a darse, es algo valioso y debe protegerse. Dios no aprueba la violación o el incesto, pero incluso en las peores circunstancias, Dios puede traer belleza de las cenizas"

En un país donde están aumentando los abortos, las leyes cada vez son más restrictivas y hostiles. Entre 2010 y 2016, los estados promulgaron 338 nuevas prohibiciones, lo que representa casi el 30% de restricciones desde 1973, tal y como recoge el Instituto Guttmacher.

Esta ley choca con la doctrina establecida por el Tribunal Supremo que en 1973 garantizó el derecho de las mujeres a tener un aborto hasta el momento en que el feto sea viable fuera del útero, lo que normalmente sucede sobre la semana 24 de embarazo.

Aunque es un derecho desde hace 44 años, los estados tienen competencias para aplicarlo en mayor o menor medida. El pasado mes de febrero, Arkansas decretó una nueva normativa que permitía a los violadores impedir que sus víctimas abortasen. Ahora, el foco del debate está en Oklahoma.


share