PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El desconocido lado oscuro de los pingüinos

H

 

No son los animales adorables que creíamos

Juan Carlos Saloz

28 Diciembre 2015 05:55

Los pingüinos son, probablemente, los animales más sobrevalorados que existen.

Vistos comúnmente como tiernos, afables, simpáticos e incluso cómicos, son objeto de monería y caricaturización constante. A todo el mundo le gustan los pingüinos. Su fisionomía y sus movimientos nos resultan tan divertidos que les hemos convertido en protagonistas abrazables de series y películas como Pingu, Happy Feat o Los Pingüinos del Sr. Poper.

Pero hay cosas que muy poca gente sabe sobre ellos. Detrás de esos piquitos y ojitos se oculta una realidad social y sexual a veces sombría y otras veces simplemente sorprendente. Una faceta poco conocida que puede resumirse en los siguientes 10 puntos:

1. Son infieles.

Las relaciones sentimentales entre los pingüinos no son tan idílicas como podríamos creer. No señor. Los pingüinos suelen ser infieles. Pese a que conviven en pareja, no es extraño ver cómo se aparean con otros miembros del clan sin pudor alguno. Sobre todo ocurre en las hembras, aunque aquí no se salvan ni los de Madagascar.

2. Se divorcian constantemente.

Tampoco es que tengan relaciones demasiado duraderas. Los pingüinos se divorcian cada dos por tres. Se olvidan unos a otros y entablan nuevas relaciones de pareja con desconocidos sin que ni siquiera haya celo de por medio.



3. Abusan sexualmente de sus polluelos.

Esta es una realidad un poco más dura. Los machos que acaban de ser padres no se lo piensan dos veces a la hora de mantener relaciones sexuales con sus polluelos. Algunos incluso mueren por este tipo de abusos.

4. Se aparean con hembras muertas.

“Antes eras más pasional”, deben de pensar de sus parejas de cama los pingüinos a los que, efectivamente, no les importa nada practicar la necrofilia.

5. Tienen relaciones homosexuales.

Esto no es que sea malo, para nada, pero sí curioso. Los pingüinos son una de las múltiples especies animales que mantienen relaciones homosexuales por simple placer. Relaciones que también pueden desarrollarse en el plano sentimental. Se ha observado a parejas de pingüinos gais que han construido nidos juntas y emplean una piedra para sustituir al huevo en el nido. Para que luego digan que es antinatural.

6. Y con otras especies.

Loading the player...


7. Viven en lugares tropicales.

Aunque algunos pingüinos viven en la Antártida, la mayoría habitan lugares que derrumban todos los mitos que teníamos sobre ellos. El clima tropical no le sienta mal a las especies de pingüino que viven en las Malvinas, Perú o Ecuador.



8. Secuestran a las crías de otros.

Las madres pingüino tienen la mala costumbre de secuestrar a crías de otros cuando pierden a las suyas propias o, simplemente, pierden el interés en ellas. Por esa razón, se producen batallas a muerte entre hembras que pueden durar horas e incluso días.

9. Pierden el interés por sus crías.

Lo dicho, no son madres ejemplares. En alguna ocasión pierden de vista a sus huevos o crías recién nacidas y se olvidan de ellas o dejan de hacerles caso.

10. Se prostituyen.

Algunas hembras ejercen la prostitución, o algo parecido a la prostitución, deliberadamente. O sea, usan el sexo para conseguir un beneficio material a cambio. Como construyen sus nidos con piedras, muchos machos ofrecen ayuda aportando pedruscos a cambio de sexo. Las hembras a menudo aceptan. Porque, ¿qué es un polvo a cambio de que te pongan casa?

Más humanos que los humanos.

share