PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Este hombre ha escalado el Aconcagua sin manos y sin pies

H

 

Kyle Maynard ha sido la primera persona con una cuádruple amputación congénita en coronar el techo de América

silvia laboreo

29 Febrero 2016 19:53

Kyle Maynard ha escrito un libro, ha sido campeón de lucha libre, tiene un récord de levantamiento de pesas y recientemente ha coronado la cumbre de uno de los picos más altos de Sudamérica, el Aconcagua (2.692 metros). Y todo ello sin usar ni manos ni pies. Porque no tiene ni lo uno ni lo otro.



La de Kyle es una historia de superación unida al deporte. El joven nació en Washington D.C con una malformación congénita, hace ya casi 30 años. Amputación congénita, fue el diagnóstico. Un trastorno genético que hacía que sus piernas acabasen justo por encima de las rodillas y sus brazos por encima de los codos.

Desde el principio, los padres del pequeño Kyle intentaron criarlo como un niño normal e incentivaron que fuera independiente. Aprendió a comer solo, a hacer castillos de arena en la playa, a peinar a sus hermanas pequeñas o a escribir en el ordenador. Todo ello sin ayuda, sin excusas.



Kyle se hizo mayor, y pronto destacó como deportista. En 2004 compitió en el Campeonato de Lucha de la Escuela Superior de Georgia. Acabó el instituto con un récord de lucha y ganó el premio ESPY al mejor atleta con discapacidad.

A lo largo de su vida, Maynard ha sido portada de Vanity Fair, modelo de Abercrombie, su libro Sin Excusas ha sido un éxito de ventas, se gana la vida impartiendo charlas motivacionales y ha escalado el Kilimanjaro. Una lista de logros nada envidiable a la que ahora hay que añadir otro más: ser el primer hombre con una cuádruple amputación congénita en alcanzar la cima del Aconcagua.



El 21 de febrero el atleta llegaba a la cumbre, poniendo fin a casi tres semanas de ascenso por el terreno pedregoso que recubre el Coloso de América.

Maynard describía en su Facebook como se sintió al coronar la cima de la montaña.


Eran las 4.15 pm del domingo 21 de febrero y estaba más agotado que nunca, pero mis amigos y yo estábamos sentados en el techo de América del Sur

Después de 10 horas de viajar a través del camino con más hielo y piedra suelta que he visto, estábamos pasando el rato y derramando algunas lágrimas juntos a 22.800 pies de altura. ¡Gracias a todos por el cariño y apoyo, el que nos mantuvo en marcha!


Kyle ha estado acompañado en su aventura por varios escaladores experimentados, fundadores de la ONG K2 Adventure Foundation, que ayuda a niños con discapacidades a acercase al alpinismo.

Para el ascenso, Mayland se equipó con unos guantes-bota fabricados a medida que le han permitido avanzar con seguridad por el terreno.

El deportista coincidió casualmente en su camino al Aconcagua con otro récord, el de la brasileña Fernanda Maciel, que marcó el récord femenino en ascenso y descenso del Aconcagua en un solo día, con tan solo 14 horas y 53 minutos para subir y 7 horas y 59 minutos para bajar.

Dos historias extraordinarias de las que ha sido testigo privilegiado el Aconcagua, el techo de América latina.

[Vía Clarín, El Español]

 


share