Actualidad

Un tren pone en peligro la paz entre Serbia y Kosovo

Kosovo no permite el paso de un tren enviado desde Belgrado con la frase "Kosovo es Serbia" impresa en varios idiomas en uno de sus flancos. Serbia amenaza con emplear a sus tropas "si alguien muere" a resultas de la escalada de tensión

La coexistencia pacífica entre Serbia y Kosovo ha estado a punto de romperse este fin de semana. El sábado, tras 18 años sin servicio ferroviario, un tren procedente de Belgrado (Serbia) con destino en Mitrovica (Kosovo) pretendía inaugurar una nueva conexión férrea, inexistente desde la guerra de 1999, entre los dos países. Lo que los kosovares no se esperaban era que el tren de la unión resultara ser el tren de la discordia.

De fabricación rusa y con vagones decorados por dentro con mosaicos bizantinos e iconos de la iglesia ortodoxa serbia, el tren lleva la provocadora frase "Kosovo es Serbia" escrita en 21 idiomas en uno de sus flancos.

La reivindicación nacionalista de Belgrado fue percibida por Pristina como una amenaza en contra de su integridad territorial y soberanía, por lo que la policía kosovar estableció un bloqueo en la frontera entre los dos países para detener su marcha.

La reivindicación nacionalista de Belgrado fue percibida por Pristina como una amenaza en contra de su integridad territorial y soberanía, por lo que la policía kosovar estableció un bloqueo en la frontera entre los dos países para detener su marcha.

Antes de que llegara al paso fronterizo, el propio primer ministro serbio ordenó su detención acusando a los albaneses étnicos, población mayoritaria de Kosovo, de haber colocado explosivos en las vías.

El interior del tren decorado con motivos religiosos de la Iglesia ortodoxa serbia

"Fue mi decisión parar el tren en Raska para preservar la libertad y la vida de nuestro pueblo, para evitar un conflicto más amplio y demostrar que queremos la paz", declaró el primer ministro serbio Aleksandar Vucic. "Hemos enviado un tren, no un tanque", agregó.

No obstante, el presidente de Serbia, Tomislav Nikolic, aseguró que si los serbios que viven en Kosovo son atacados, su país está listo para enviar sus fuerzas armadas e iniciar de nuevo el conflicto.

El presidente de Kosovo, Hashim Thaci, considera que el tren no demostraba que los serbios buscaran la paz sino todo lo contrario. Thaci calificó la decoración de "provocación" y aseguró en redes sociales que "los buenos vecinos no estorban los unos a los otros con actos extremistas, sino que hablan", según recoge el medio El Español.

El presidente de Kosovo, Hashim Thaci, considera que el tren no demostraba que los serbios buscaran la paz sino todo lo contrario. Thaci calificó la decoración de "provocación" y aseguró en redes sociales que "los buenos vecinos no estorban los unos a los otros con actos extremistas, sino que hablan"

Desde que en 2008 Kosovo declarara su independencia, reconocida por EEUU y la mayoría de los países de la UE pero no por Serbia y Rusia, las relaciones entre los dos países parecen estar en sus horas más bajas.

A la tensión provocada por el tren se le suma la detención en Francia, ordenada por Belgrado el 4 de enero, del ex primer ministro kosovar Ramush Haraginaj por presuntos crímenes de guerra. Un conjunto de situaciones que, de agravarse, podrían prender la mecha de un nuevo conflicto bélico dentro de Europa.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar