PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Este vídeo con Kirsten Dunst es la mejor burla del absurdo de Instagram

H

 

Con este trabajo, Matthew Frost se ha convertido en el trol total de it-girls y celebridades 2.0.

Leticia García

24 Septiembre 2014 16:41

"Cuando estoy sola, me gusta fingir que estoy en una película. La clase de películas que no acabo de comprender muy bien. A veces incluso pienso en francés, y me pongo viejos vinilos de los sesenta. Son mejores que cualquier disco de ahora". Ahondando en la nostalgia, el recurso a la nouvelle vague, la fotografía analógica y otro buen puñado de clichés manidos sobre lo que significa molar en el siglo XXI, Matthew Frost rodó uno de los mejores fashion films que se recuerdan. Se titula, precisamente "Fashion film" porque su protagonista, Lizzy Caplan, se ríe de los tópicos sobre los que se construyen los cada vez más explotados cortometrajes publicitarios sobre moda: ambientes etéreos, mujeres que no hacen otra cosa que revolcarse en el bosque o poner muecas absurdas frente a la cámara, alusiones a las actrices de los sesenta y un largo etcétera de lugares comunes con los que pocos se sienten identificados.

Curiosamente, el vídeo era el spot de una marca de moda, Vena Cava. Desde entonces, Matthew Frost realiza cortometrajes irónicos para revistas de moda, Vogue incluída. Se podría decir que a este fotógrafo y director le encanta morder la mano que le da de comer si no fuera porque a esta industria le apasiona dejar claro cada vez que tiene ocasión que sabe reírse de sí misma.

Antes de este Fashion Film con mayúsculas, Frost ya había trabajado con la revista Jalouse en un proyecto muy distinto con moraleja parecida: la historia de cómo realizar un editorial en vídeo con la esperanza de que se convierta en un viral. "Cambiémosla de ropa varias veces anunciando marcas pequeñas" "Hagámosle parecer una chica normal, una vecina de enfrente". Frost despliega las herramientas y los recursos que maquillan este tipo de producciones como eje central de la trama. La revista le anima a hacerlo.

Ahora Frost acaba de estrenar su nuevo spot para la revista Vsmag. Y se mofa junto a Kirsten Dunst del último cliché que le quedaba: la deshumanización en tiempos de Instagram.

El vídeo no podía llevar otro título que "Aspirational". En él, dos chicas se encuentran con Dunst paseando tranquilamente. Después de corroborar que es ella, salen de sus coches y empiezan a hacerse selfies junto a ella sin pedirle permiso a la actriz. Vuelven al coche y conversan sobre los seguidores que conseguirán en Instagram después de la foto. No cruzan ni una palabra con Dunst, no les interesa. Sólo importa que el mundo sepa que la acaban de ver.

Hace tiempo que Frost reflexiona, mediante el humor, sobre qué significa ser una celebridad en la actualidad. Vogue le encargó una serie de vídeos a modo de making of con las famosas que han sido portada de la publicación. El director le dio la vuelta al concepto: le preguntó a Cate Blanchett qué significaba para ellar tener que posar en esta clase de vídeos.  "Lo de mostrarme a cámara lenta hace que tenga menos trabajo". "No soy yo la que posa en estas cosas, en realidad", contestaba la actriz. Lo que no sabemos es si las respuestas estaban guionizadas o no.

A Kate Winslet le hizo la típica pregunta de entrevista standard: ¿Cuál es tu actriz favorita?. Winslet se desesperaba ante la cámara de Frost por tener que aguantar siempre este tipo de clichés periodísticos. Con Jessica Chastain pefirió ironizar con la imposibilidad de tener momentos privados cuando cualquiera puede estar sacándonos fotos furtivas con el móvil.

Frost es el realizador más cínico de la moda y el star system. Las situaciones que plantea no tienen nada de ridículo. Si nos reímos es porque, en el fondo, sabemos que son reales, que los ridículos somos nosotros. Ahí reside la brillantez de su trabajo.

share