PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

“¡No te comas a mis amigos!” La lucha para salvar la vida a 10.000 perros

H

 

El festival de la carne del perro de Yulin provoca una fuerte movilización internacional a favor de los derechos de los animales

Rafa Martí

23 Junio 2015 20:58

Después de que medios de todo el mundo se hicieran eco del atroz festival de la carne de perro en Yulin, al sur de China, cientos de miles de personas se han movilizado a través de las redes sociales y en diferentes campañas para poner freno a esta masacre de 10.000 perros. Hablamos con Javier Moreno, de Igualdad Animal, sobre la movilización internacional y la sensibilidad hacia los animales en China.

Aunque las campañas han servido para poner presión sobre las autoridades, no han conseguido parar el atroz festival. Sin embargo, según Moreno, la presión está haciendo que el Gobierno chino tenga miedo a seguir permitiendo estas prácticas: “algunos festivales con antigüedad de 600 años en los que se maltrataba a perros han sido cancelados gracias a estas campañas de presión. Son necesarias”, asegura.

Que a muchos chinos la carne de perro les sigue pareciendo lo mismo que la del cerdo es un hecho. Sin embargo la sensibilidad hacia el mejor amigo del hombre ha ido creciendo en el país asiático. Es cierto que, casos como el festival de Yulin siguen mostrando una realidad cruel para los animales en China, “pero las familias conviven cada vez más con perros y gatos, y se oponen a estas prácticas brutales”, dice Moreno.




Un claro ejemplo es el de una mujer de 65 años que decidió tomar cartas en el asunto y recorrer más de 2.000 kilómetros para salvar a todos los perros posibles.


Con el equivalente a 1.100 dólares en el bolsillo, Yang Xiaoyu, viajó desde la ciudad de Tianjin, al noroeste de China, a Yulin, al suroeste. Con ese dinero consiguió comprar la libertad y la dignidad de un centenar de perros, a los que salvó del sacrificio.


Podríamos preguntarnos qué diferencia hay entre sacrificar a cerdos, pollos o a perros para comer. La respuesta quizá, lejos de debates vegetarianos o no vegetarianos está posiblemente en la matanza de 10.000 animales por tradición cultural, y en las peores condiciones, un hecho que no merece ningún tipo de justificación, según Moreno.



Además, para Moreno, “es importante entender el contexto”: "nosotros hemos hecho campañas por la forma en que son sacrificadas las gallinas en Alemania y los cerdos en Italia. Pero en China, que es un país sin ningún tipo de legislación de protección animal, hay que comenzar con los perros y los gatos”.


Los métodos por los que los perros son sacrificados, y las condiciones en las que llegan al lugar de la matanza, son deplorables. Muchos de estos perros han sido abandonados y los participantes del festival los secuestran incluso a familias, en diferentes partes de China, para después sacrificarlos.


Además de ser una atroz práctica contra los derechos animales, las condiciones de salud de los perros son mínimas y su consumo puede afectar a la salud.



La matanza de 10.000 animales por tradición cultural y en las peores condiciones no merece ninguna justificación


share