Actualidad

Tiene 13 años y es la nueva sensación en los corrillos de la moda

Échale la culpa a los genes

Fíjate en su mirada, en esos ojos color café. ¿Seguro que no te recuerda a nadie?

Igual si la ves desde más cerca...

¿Nada? Veamos...

Imagínate a la misma niña de la foto pero crecida, con unos quince años más, y luego completa la imagen pintándole un voluminoso lunar sobre la comisura de los labios, concretamente en el lado izquierdo de su cara.

Ahora sí, ¿no?

Los corrillos interesados en las cosas de la moda andan estos días revueltos por culpa de una nueva lolita que parece llamada a reinar en las pasarelas. Y la pregunta que más se repite en esos círculos es: ¿se parece o no se parece a su madre?

A sus 13 años, Kaia Gerber se enfrenta a la idea de ser vista como una especie de 'mini-yo' de su famosa progenitora, Cindy Crawford. Un mini-yo mejorado, dulcificado, de rasgos más amables, de una Crawford que siempre despertó opiniones encontradas —hay quien no la encuentra para nada atractiva, no ahora ni antes— durante su reinado como una de las más famosas 'top models' de los años 90.

Con Gerber no parece haber discusión: todos coinciden en que la chica tiene los genes, la mirada —esa suerte de procacidad dulce que irradia—, la expresividad y las maneras para convertirse en la 'next big thing' del modelaje, pero ser hija de una leyenda de las pasarelas no es tarea sencilla. Por lo que tiene de responsabilidad, y por lo que tiene de visión realista de los aspectos menos glamurosos de un trabajo que puede ser un auténtico coñazo.

"He visto a mi madre posando, y siempre me ha parecido agotador", comentaba el año pasado al hilo de un editorial fotográfico para Teen Vogue. "No es sencillo. Tienes que estar todo el rato en tacones y cambiándote constantemente. Cuando tu trabajo es ese, todo lo que sueñas es poder ponerte unos vaqueros y una camiseta".

Aquella era su segunda sesión de fotos —con 10 años ya apareció en una campaña de Young Versace— y Gerber no parecía tener del todo claro si eso de ser modelo iba o no con ella. Su gusto por posar, aseguraba entonces, tenía que ver menos con la moda, y más con su amor por la interpretación. "Me gusta explorar más allá de lo que soy y sentir lo que puede sentir otra gente. Cuando te conviertes en otra persona, aprendes a comprenderte mejor a ti mismo".

Siete meses después, sus intenciones parecen más claras. Kaia acaba de firmar por la agencia IMG Models —la misma que representa a Kate Moss o Karley Kloss—, y la unión empieza a dar sus frutos: sin ir más lejos, estos días luce espléndidamente sobria en las páginas de Vogue Italia fotografiada por Steven Meisel.

Por si eso fuera poco, la hijísima de Crawford también es protagonista, junto a su hermano Presley, de la séptima entrega de CR Fashion Book, que se publicará en septiembre. Bruce Weber ha sido el encargado de disparar la cámara en una sesión de la que de momento han trascendido estas dos imágenes.

From CR Fashion Book Issue 7: @kaiagerber following in her mother's footsteps. Photo by @bruce_weber.

Una foto publicada por CR Fashion Book (@crfashionbook) el

A FIRST LOOK AT CR 7! Starring Garret Taber, and #CindyCrawford's childen @kaiagerber and @presleygerber photographed by @bruce_weber

Una foto publicada por CR Fashion Book (@crfashionbook) el

La carrera de Kaia Gerber parece lanzada, y con su ascenso mediático también comienzan a aflorar las voces que se muestran críticas con los pasos que está tomando. 13 primaveras... ¿No es una edad demasiado temprana para desempeñar un trabajo que gira alrededor de la objetivación y la sexualización del cuerpo?

La propia Crawford tiene sus dudas, pero las palabras de su hija demuestran que, por ahora, la niña tiene los pies bien pegados al suelo.

“Quiero tener el tiempo para ser una cría y centrarme en la escuela. Pero ahora mi madre dice que si algo especial se presenta, podré hacerlo (...) Me está dejando hacer más cosas de las que me venía dejando hacer porque quiere que tenga una niñez tan rica como pueda, y me alegro de que lo esté haciendo así. No quiero saltar a la moda a tiempo completo cuando sólo tengo 13 años”.

Con su belleza dulce y su imponente parentesco, seguro que el mundo de la moda sabrá esperar por ella.

Lo bueno necesita aportar pruebas, lo bello no

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar