PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Una juventud al desnudo es una juventud salvaje

H

 

El mítico fotógrafo Will McBride falleció la semana pasada. La obra que nos dejó, sin embargo, siempre estará llena de vida, de rabia y de juventud

Luna Miguel

05 Febrero 2015 06:00

Llevamos toda la vida intentando descifrar el secreto de la juventud: qué es eso que tanto nos atrae de los dientes blancos, de las risas amplias, de las manos cicatrizadas, de la piel tersa y preparada para el continuo moratón.

La juventud, su belleza, es un tema común para artistas, cineastas o escritores que quieren captar con amor la esencia de esos cuerpos y de esos cerebros demasiado malvados para la infancia y demasiado ingenuos para la madurez.

La juventud no es un divino tesoro, sino más bien la isla mágica en la que todos nos perdemos para buscarlo. Nunca, jamás, encontraremos el cofre, pero lo más seguro es que nos deleitemos con el exótico y fugaz paisaje que nos ofrece. 

Adiós a los ojos limpísimos de los dieciocho años. Adiós a los sexos purísimos de los veinte. Adiós a la voz recién formada, tan cálida y llena de canciones. Cantaremos hasta que nuestra piel ya no sea linda, y bailaremos hasta hacernos daño.

Eso es la juventud, y eso es y siempre ha sido la fotografía del recientemente fallecido Will McBride. Polémico por su erotismo latente. Adorado por su manera de capturar la luz en los pulcros y adolescentes rostros ajenos.

Recordado, a partir de ahora, por haber conseguido romper los códigos de la fotografía de moda, hasta hacerlos propios. Llevamos toda la vida intentando descifrar el secreto de la belleza y lo cierto es que ahora el mundo se ha quedado sin uno de sus mayores estudiosos. Él, que la atrapaba a golpe de cámara.

Y aunque ahora haya abandonado el mundo, trataremos de consolarnos con la certeza de que su brutal obra y sus secretos estarán por siempre con nosotros.



La juventud es una isla salvaje en la que muchos naufragan, pero de la que nadie ha logrado desenterrar su tesoro



share