Actualidad

La juventud es sagrada; el erotismo es una religión

El artista japonés Teiji Hayama crea vírgenes y ninfas cuyos rostros blancos destilan sensual espiritualidad

El erotismo es una religión secreta que los humanos practican con libertad. Con vírgenes, ninfas y jóvenes blanquecinas, el artista japonés Teiji Hayama ha creado una suerte de santoral propio y femenino, que no sólo le permite venerar la piel más deseada, sino también adorar la pasión de la adolescencia. Sus protagonistas son mujeres disfrazadas de una desnudez bruta, aunque en ocasiones sus cuerpos parecen los de unos mágicos alienígenas. Tienen los ojos enormes, los labios muy finos, los brazos alargados y unas barrigas redonditas que les terminan de conceder un aspecto de cuento.

En el imaginario de Hayama, juventud y erotismo son dos conceptos sagrados. Influido por el arte nipón tradicional, pero también por la mitología griega, las escenas bíblicas o el arte renacentista, el japonés lleva años creando esta colección de figuras desde su estudio de Suiza. Sus vírgenes llenas de tatuajes o acompañadas de curiosas mascotas han dado la vuelta al mundo y se han expuesto en importantes galerías. Teiji Hayama propaga la fe, nos hace rezar una oración oscura, y por él recuperamos la confianza: las almas salvajes existen.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar