PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La juventud del islam le pega fuerte al hip-hop

H

 

Hisham D. Aidi traza vínculos entre música popular y culto musulmán en su libro "Rebel Music"

Tomás Fullola

19 Marzo 2014 13:45

Es un lugar común decir que la música es un lenguaje universal. Una forma de comunicación que nos permite esquivar fronteras, razas, religiones, procedencias... y al mismo tiempo transmitir mensajes, no siempre positivos, de manera inadvertida. Por todo ello, su fuerza como arma política, ya sea desde la propaganda pro stablishment o desde los movimientos de resistencia, es innegable. Y su relación con asuntos como identidad, libertad o comunidad, estrecha. Sobre todo ello reflexiona el politólogo y escritor Hisham Aidi en su último libro "Rebel Music: Race, Empire, and the New Muslim Youth Culture".

En él, se centra en las relaciones de ida y vuelta entre la juventud del islam y formas musicales contemporáneas como el jazz, el punk o la música de baile... Y presta especial atención al universo hip-hop, el cual, según el autor, ha sido caldo de cultivo de potentes híbridos culturales desde que Afrika Bambaataa fundara Zulu Nation en 1973. Pero, ¿qué relación existe exactamente entre rap e islam? Y más importante, ¿cómo entiende la juventud musulmana de fuera de Estados Unidos, cuna del género, esta relación?

Porque musulmán era Malcolm X, con su discurso de la resistencia violenta y la vuelta a los orígenes africanos, un discurso que sería adaptado entre otros por Rakim o Public Enemy, faros del género a principios de los 80, y famosos por sus proclamas a favor de la insurrección de la raza. Pero musulmanes declarados también son por ejemplo Mos Def (o Yasiin Bey), hijo de los tiempos actuales, con un discursos más complejo, aunque igual de reivindicativo. También Lupe Fiasco, Ice Cube o Ghostface Killah. Como siempre ocurre con la espiritualidad, el abanico de maneras de creer y crear es prácticamente infinito.

¿De qué forma viven entonces su religión, reclaman su identidad y crean su arte los nuevos musulmanes en un mundo post 11-S?¿Cómo llegan o se envían los mensajes del islam más allá de las fronteras de Estados Unidos a través del hip-hop? ¿Cuál es su papel en el mundo de la diplomacia y la convivencia entre religiones?¿Juega la música un papel a la hora de evitar la radicalización de cierta juventud islámica?¿Cómo se producen y cuándo ganan o fracasan estas relaciones entre arte, sociedad y espíritu?

Estas y otras cuestiones, así como la verdadera fuerza de la música para ser a la vez vínculo y barrera entre comunidades, las explora Aidi en un libro que de momento sólo puede encontrarse en las estanterías estadounidenses, pero que esperamos poder disfrutar en breve por aquí. Mientras tanto, si queréis saber más podéis escuchar la entrevista que Aidi concedió recientemente a NPR en este link.

share