PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La Unión Europea da a las empresas poder para prohibir el velo islámico

H

 

El Tribunal de Justicia Europeo dictamina que las empresas tienen derecho a decir si permiten a una trabajadora musulmana el uso de hiyab en su puesto de trabajo

PlayGround

14 Marzo 2017 14:26

La Unión Europea da un paso más en la prohibición del velo. Desde hace meses la disputa entre la prohibición o no del pañuelo islámico ha llenado páginas y numerosos titulares de diarios. Sin embargo ahora, por primera vez, la justicia comunitaria aborda un litigio sobre la disputa.

Y su decisión no deja lugar a dudas: el Tribunal de Justicia Europeo avala la prohibición del velo a las trabajadoras musulmanas en horario laboral. La medida, ha sido justificada por el tribunal alegando que "no constituye una discriminación" y que llevar velo daña la "neutralidad religiosa" en Europa.

El dictamen respalda así la decisión de la empresa de vigilancia belga GS4, que despidió a la recepcionista musulmana Samira Achbita por llevar el hiyab tras tres años de contrato en la compañía. La empresa alegó que "está prohibido para todos los empleados llevar cualquier símbolo religioso o político en el trabajo". Una norma "general" de G24 que se aplica desde 2006 y que por otra parte ni siquiera está inscrita en sus estatutos, tal y como recoge el diario Independent.

"La norma interna de la empresa no establece una diferencia de trato basada directamente en la religión o las convicciones", señala el comunicado de la Corte. En este sentido, el Tribunal ha recordado "el principio de igualdad de trato", incluido por motivos de religión.

El dictamen respalda así la decisión de la empresa de vigilancia belga GS4, que despidió a la recepcionista musulmana Samira Achbita por llevar el hiyab tras tres años de contrato en la compañía.

Según la abogada general de la Unión Europea, Julianne Kokott "mientras que un trabajador no puede dejar en el guardarropa su sexo, su color de piel, su origen étnico, su orientación sexual, su edad o su discapacidad, cuando accede a las instalaciones del empresario, sí se le puede exigir cierta reserva en el puesto de trabajo respecto al ejercicio de su religión".

Aún así, Kokott sí contempla la posibilidad de que se trate de una discriminación "indirecta" por motivos de religión, ya que la medida puede afectar de manera más acusada a las personas de determinada confesión, como la musulmana, aunque la Corte defiende que "puede estar justificada".

La polémica sobre el uso del velo islámico se ha extendido por toda Europa y no existe un consenso claro. El pasado verano, varios alcaldes franceses prohibieron el uso del burkini por dañar la laicidad del país.

Otros países como Austria, Holanda o Bulgaria han decretado la prohibición de velo integral. Con esta nueva medida europea, no sería de extrañar que más países se subieran al carro del veto.

share