Actualidad

Cuando jugarse la vida es cool

¿Es Kirill Oreshkin el 'rooftoper' más molón del momento?

A Kirill Oreshkin le gusta hacer fotos. Como cualquier joven de su generación, siente especial predilección por las selfies. La diferencia es que él se las toma en lo alto de algunos de los edificios más altos del mundo.

Además de la fotografía, la otra gran pasión de Oreshkin es el 'rooftoping', un deporte extremo que consiste en jugarse la vida subiendo a lo alto de edificios y colgarse de todo tipo de repisas precarias. Todo ello sin utilizar ningún sistema de seguridad. Juntando ambas aficiones, consigue captar imágenes sobrecogedoras. Recientemente, Vocativ le ha dedicado un pequeño reportaje en el que podemos verle haciendo cosas como esta:

En el vídeo, Oreshkin explica que empezó a escalar edificios porque le gustaban las vistas. Al principio las alturas le ponían nervioso, dice, pero ahora puede hacerlo sin dificultad. Tampoco necesita una gran preparación física, solo la mentalidad adecuada. “Cuando estoy ahí arriba no pienso en nada en especial. Intento pensar únicamente en agarrarme fuerte y seguir vivo”, concluye.

La naturalidad que desprenden las palabras de Oreshkin también se refleja en sus fotografías. A pesar del riesgo, siempre aparece mirando a la cámara con indiferencia. En vez de mostrar cualquier atisbo de miedo o poner caras afectadas, su expresión es apática, casi de aburrimiento. En cierto modo, su actitud recuerda a la desidia cool que tantas bandas de rock han adoptado como imagen de marca. La diferencia es que, en su caso, un solo movimiento en falso le llevaría a una muerte segura. Y aún así, se hace selfies con una mano mientras, con la otra, se agarra a una repisa a centenares de metros de altura.

Un tipo peculiar este Kirill Oreshkin.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar