PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Los jóvenes europeos podrían morir antes que sus abuelos

H

 

La Organización Mundial de la Salud acaba de estropearte el fin de semana

PlayGround

23 Septiembre 2015 09:58

Imagen de Jeroen Hofman

Pensabas que ibas a vivir más. Pero todo parece indicar que, si eres un joven nacido en el continente europeo, tienes bastantes posibilidades de morir antes que tus abuelos. 

Un estudio reciente de la Organización Mundial de la Salud advierte que si no reducimos el consumo de tabaco y de alcohol y la obesidad no se ataja, nuestra vida será más breve que la de nuestros antepasados. Si tienes abuelos, no se lo digas. Se llevarán un disgusto.

Dice la OMS que, en Europa, el 30% de toda la población fuma, se beben una media de 11 litros de alcohol puro al año y el 59% tiene sobrepeso o es obeso. 

La esperanza de vida en la región europea, formada por 53 países, aumenta gracias a los avances del Este, que hasta hace poco estaban a la cola del resto, como Rusia, Moldavia, Kazajistán o Ucrania. En estos lugares disminuyen las muertes por enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y enfermedades respiratorias crónicas.


Las mujeres españolas son las que viven más de toda Europa



En España tenemos motivos para la alegría. Según la OMS, gozamos de una salud "extremadamente buena".

"Las mujeres españolas viven más que todas las demás en Europa. Eso es un logro tremendo", señaló Claudia Stein, directora de la División de Información, Evidencia, Investigación e Innovación de la Oficina regional para Europa del organismo de la ONU. Los motivos son diversos. Para la organización, "se debe a una combinación de estilo de vida y dieta, aunque también interviene el sistema sanitario del país".

De modo que, en general, en Europa los progresos en cuanto a esperanza de vida se han atascado por causas evitables y podrían empeorar si no se frenan las tendencias de aumento de la obesidad, el consumo de alcohol y el tabaquismo.

Las soluciones de los expertos pasan, sobre todo, por condicionar el precio de los alimentos: por ejemplo, imponer impuestos sobre el azúcar, que el alcohol tenga un precio mínimo y que las verduras y hortalizas reciban subvenciones.

Acerca de cómo combatir el sedentarismo, y de los aspectos que afectan al bienestar (como el estrés, la cultura y el poder adquisitivo), la OMS sigue recavando datos y pide más colaboración de los estados. Las diferencias entre los países de la región son aún muy grandes.

Quizá una de las pistas sobre la dirección de la salud de los jóvenes europeos la den estudios nacionales como este que Gran Bretaña hizo público recientemente: allí los adolescentes británicos consumen cada vez menos drogas y alcohol. Sin embargo, se autolesionan más, duermen menos y sufren trastornos alimentarios.



share