PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

“El empoderamiento femenino es simplemente un negocio”

H

 

Así es como un movimiento de lucha ha pasado a ingresar millones de dólares, según Jia Tolentino

PlayGround

18 Abril 2016 23:46

El empoderamiento, ese movimiento que luchaba contra la marginalidad y aumentaba las fortalezas y la confianza de los individuos, ha sido convertido en un negocio, en una idea que sirve para que compres, para vender productos.

Así lo cree Jia Tolentino, editora del medio Jezebel, que en una columna publicada en el New York Times asegura que todo el significado filosófico de esa idea, el "empoderamiento", y sobre todo el femenino, se ha perdido sepultado entre planeas de marketing y hojas de beneficios de empresas de todo pelaje.

Estas son sus razones:

“En mi trabajo como editora de una web femenina recibo diariamente un aluvión de mail promocionando productos o actividades de ‘empoderamiento’. Las recientes incluían el divorcio, a Miley Cyrus, ritos sexuales del antiguo Egipto, cómo enviar fotos desnuda, cómo recibir fotos desnuda, cómo rechazar enviar fotos desnuda…”

“La mezcla de cosas que presumen de transmitir y aumentar el poder femenino no tiene límite y aún así es deprimentemente limitante”.

[...]

“El ‘empoderamiento’ no ha sido siempre tan trivial, tan corporativo o incluso tan clamorosamente unido a las mujeres. Hace cuatro décadas, la palabra tenía mucho más en común con la liberación latinoamericana que con Lean In (libro escrito por Sheryl Sandberg)”.

“En 1968, el académico brasileño Paulo Freire acuñó la palabra ‘concientización’ precursora de la potenciación, como el proceso por el cual una persona oprimida percibe las condiciones de la opresión y es capaz de tomar medidas contra sus opresores”.

[...]

“El nuevo empoderamiento no aumenta el potencial ya que te asegura que tu potencial está bien. Incluso cuando la cosa que se describe como empoderamiento es personal y ligeramente desafiante (no depilarse, no dar el pecho, no escuchar a los hombres, etc.) lo que está siendo comercializado es una cierta identidad. Y no importa qué, la intención de este nuevo empoderamiento es siempre vender”.

“Aerie, una marca de lencería estadounidense, aumentó sus ventas en un 26% en el último cuarto de 2015 con su campaña #AerieReal que evita el Photoshop, utiliza modelos con más talla de las habituales y fue descrito como empoderamiento”.

“Dove, incrementó sus ventas hasta llegar a 1.500 millones de dólares con la campaña #RealBeauty, cocinada por ejecutivos que notaron que a pocas mujeres les gusta llamarse a sí mismas bellas y vieron en la modestia una gran oportunidad para el perfil de la marca”.

“Hay un TEDWomen (‘sobre el poder de las mujeres’), la Cumbre Forbes de Mujeres (#RedefinePower) y la Conferencia de Fortune de las mujeres más poderosas (cada entrada son 10.000 dólares)”.

“Esta versión de empoderamiento puede ser activamente desempoderada: es una serie de objetos y experiencias que puedes comprar mientras que las condiciones determinan quién puede acceder a ellas y acumular poder el mismo tiempo”.

[...]

“La gente que habla del empoderamiento, por definición, ya lo tiene”.

“Pero a pesar de su no-existencia en una conversación honesta el empoderamiento continúa prosperando. Es únicamente comercial, como el cuerpo femenino, que es donde las mujeres empoderadas son forzadas a vivir”.

“El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, Kim Kardashian publicó un ensayo en su página web sobre el selfie que había posteado desnuda”.

“Escribió: ‘Estoy empoderada por mi cuerpo, estoy empoderada por mi sexualidad’. Rápidamente su enfoque se volvió global: ‘Espero que esta plataforma que se me ha dado, pueda ofrecer el mismo empoderamiento a las mujeres y niñas de todo el mundo”.

[...]

“En el mundo del empoderamiento femenino, se suele decir que nuestra principal capacidad radicar es nuestra habilidad para ingresar dinero en el banco”.


share