Actualidad

Las jefas de la tecnología dan consejos en ropa interior

Mujeres emprendedoras, Silicon Valley y… polémicas

"Nuestra huella digital tiene más impacto que nunca. Una línea de códigco puede ser el catalizador del cambio social", Rebecca García, fundadora de Geek Web Girl.

"Une mujer y tecnología y te enseñaré cómo una persona es capaz de hacer con ella un mundo mejor", Adda Birnir, fundadora de Skillcrush.

"Es importante que las mujeres trabajen en tecnología porque ellas quieren resolver otro tipo de problemas (de esos que cambian vidas)", Quiessence Philips, fundadora de The Girltechie Campaign.

Las autoras de estas frases tienen varias cosas en común: son directivas de empresas tecnológicas de éxito, las compañías que gestionan están enfocadas a las mujeres y todas ellas (junto a tres directivas más del mismo perfil) han posado en bragas en la campaña de la marca de ropa interior Dear Kate.

La firma de lencería es famosa por retratar en su publicidad a mujeres de entornos muy ajenos a la moda (bailarinas, deportistas...), pero quizá utilizar la imagen de directivas de empresas tecnológicas sea ir demasiado lejos. O, por el contrario, sea una buena manera de visibilizar el mérito de haber triunfado en un sector eminentemente masculino. En cualquier caso, el debate está servido.

Según datos aportados por el Harvard Business School, sólo un 20% de los desarrolladores informáticos son mujeres y, de ellas, un 56% lo deja en mitad de su carrera. Los medios hablan de un ámbito en el que los inversores prefieren leer nombres masculinos en las tarjetas de visita, en el que empresas como Tinder ya han estado bajo sospecha de acoso y en el que conviven varias organizaciones en apoyo a las mujeres del sector. Ahí está Sheryl Sandberg, directora operativo de Facebook, y su bestseller "Lean In", un manifiesto por el empoderamiento femenino en los confines de Silicon Valley. O Shanley Kane, editora de "Model View Culture", una revista que denuncia con bastante furia el machismo inherente al sector.

Por eso esta campaña puede, sin duda, ser tachada de oportunista. No obstante, existen opiniones encontradas en lo que respecta a su función:

En Twitter, muchos se indignaron ante la imagen argumentando que se trataba del mensaje opuesto al que querían llegar, calificando la campaña de sexista y comentando el paso atrás que suponía.

"En Silicon Valley, ahora más que nunca, hay una tensión entre ser vista de forma sexual y ser vista de forma profesional. La ropa interior va asociada innegablemente a las connotaciones sexuales, y menoscaba la posibilidad de ser tratada como una profesional seria. Y eso es aplicable tanto a hombres como a mujeres", declaraba Elissa Shevinsky, directora de la compañia Glimpse Labs, en la revista Time.

Otros, sin embargo, hablan de naturalidad, visibilidad y empoderamiento:

"Creo que es una marca genial. Han sabido integrar un punto de vista feminista, y quería apoyarles en cualquiera de sus acciones", declara Adda Birnir, una de las retratadas, en Business Insider. Otra de las protagonistas, Rebecca García, pone el acento en la empatía: "Creo que resaltar a las mujeres y sus carreras, relatando sus historias, es importante para que otras mujeres se sientan identificadas. Además retratan el cuerpo de una forma constructiva e inpiradora."

Desde la marca, Dear Kate, argumentan que se trata de una imagen positiva. Mientras la mayoría de las campañas de moda muestran cuerpos perfectos, poses pasivas y mujeres cosificadas, ellos se han basado en la naturalidad y en actitudes activas y de emprendimiento. "Es importante mostrar a mujeres activas y ambiciosas. Ellas no están esperando simplemente a que las cosas sucedan", afirma Julie Syegle, fundadora de la marca, en Time.

Desde luego, hay mucho mérito en el hecho de que una marca de ropa interior prescinda de ese imaginario tradicional basado en medidas perfectas y poses sugerentes. Y esa es la razón por la que este grupo de directivas no ve problemas en prestar sus cuerpos a una de sus campañas; creen que, teclear sus ordenadores vestidas de esta forma, lanza un mensaje constructivo. El problema, quizá, sea que existen otras formas muchos menos controvertidas (aunque también muchos menos mediáticas) de lanzarlo.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar