PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La inyección anticonceptiva masculina, un paso más cerca

H

 

El éxito de nuevos ensayos realizados con monos hace crecer la confianza en Vasalgel, una alternativa reversible a los condones y la vasectomía

S.L.

07 Febrero 2017 14:59

En el mundo de la emprendeduría biotecnológica, son varias las empresas que tienen puesta la vista en el desarrollo de nuevos métodos anticonceptivos. Y esta vez, el destinatario es él.

El futuro de la contracepción masculina pasa por ofrecer nuevas opciones. Opciones que, si se demuestran efectivas, podrían relegar el uso de los condones y la vasectomía a un segundo plano.

Una de esas alternativas responde al nombre de Vasalgel. Se trata de un gel de polímeros que se inyecta en los conductos deferentes del hombre —los mismos que se operan en la vasectomía— y crea un bloqueo que impide la eyaculación. Sus desarrolladores hablan de un proceso de inoculación muy simple, que dura tan solo unos segundos y que además podría ser revertido con una segunda inyección.

La segunda dosis tendría el efecto inverso: disuelve la barrera de gel y restaura la fertilidad. Además, el Vasalgel no interfiere en los niveles de producción de esperma y las hormonas se ven afectadas.

Suena bien, ¿no?

El producto ha sido financiado por una organización sin ánimo de lucro, la Fundación Parsemus de California, y los ensayos han sido positivos en conejos y en monos macacos rhesus machos, aunque el proceso de reversión solo ha sido probado en los conejos. Los resultados de esos nuevos estudios se han publicado recientemente en la revista Andrología Básica y Clínica y ahora se debe comprobar cómo funciona el anticonceptivo en humanos.


Se llama Vasalgel y es un gel inyectable de polímeros que se inocula en el conducto deferente que transporta los espermatozoides y crea un bloqueo que impide su eyaculación


De momento, en macacos ha sido todo un éxito. Los científicos responsables de la investigación probaron la inyección anticonceptiva en 16 monos adultos machos del California National Primate Research Center. Los monos vivieron durante dos años con un grupo de hembras de fertilidad probada y fueron vigilados por los científicos durante todo el proceso. La mitad de los monos recibió inyecciones anticonceptivas durante todo el proceso. En condiciones normales, la tasa de gestación debería haber sido de un 80%. Sin embargo, “los machos tratados no tuvieron ninguna concepción desde las inyecciones de Vasalgel”, explican en el estudio los investigadores.

En cuanto a los efectos secundarios, la mayoría de los machos toleraron el gel sin complicaciones. Solo uno de ellos presentó síntomas de granuloma espérmico, una complicación que suele ocurrir en el 60% de los casos de vasectomía en humanos.




Ahora, la Fundación Parsemus planea dar el salto al ensayo clínico con humanos, tan pronto como se asegure la financiación. Y los científicos se muestran muy optimistas. “Una de las grandes ventajas de los ensayos en monos es que su tracto reproductivo masculino es muy similar al de los humanos, e incluso los monos tienen más espermatozoides que los humanos”, explicó Catalina Vandevoort, científica del California National Research Center y autora principal del estudio.

En el caso de llegar a desarrollarse la vacuna, podría suponer una revolución en la contracepción humana. “Las opciones de los hombres en cuanto a anticonceptivos no han cambiado mucho en las últimas décadas. Tienen la vasectomía, que es poco reversible, y los condones. Si saben que pueden obtener un anticonceptivo de confianza que puede revertirse, sería algo atractivo para ellos”, finaliza Vandevoort.


share