Actualidad

Investigadores españoles desarrollan una bioimpresora en 3D de piel humana

La piel que crea este dispositivo “es apta para trasplantes y también puede usarse en la investigación y testeo de productos cosméticos y farmacéuticos”

Un grupo de investigadores españoles ha desarrollado una bioimpresora de piel humana. Un tipo de piel “totalmente funcional” y que podría usarse para trasplantes y para pruebas de productos de cosmética y farmacéuticos. José Luis Jorcano, profesor de Bioingeniería de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) y responsable del centro CIEMAT, es el principal investigador en la creación de este prototipo de impresora 3D.

“Esta bioimpresora permite crear piel de una forma automatizada y estandarizada, con lo que se mejora la reproducibilidad del proceso. Además, se abaratan los costes de producción”, explica Jorcano.

El prototipo se encuentra en fase de aprobación por distintas entidades europeas, según Jorcano, pero permite “replicar la estructura natural de la piel”.

Hasta ahora el proceso de creación de piel humana para trasplantes era totalmente manual. Esta impresora en 3D permite realizar el proceso de una forma estandarizada y automatizada, que además supondría un abaratamiento de los costes de producción.

“El problema de la bioimpresora está en sus cartuchos, denominados ‘biotintas’. El diseño de estos componentes es complicado, ya que, como si fueran jeringas, se rellenan con distintos elementos”, explica José Luis Jorcano. Algunos de estos elementos son tipos de células fundamentales de la piel, como factores para el crecimiento y sustancias para el correcto desarrollo.

Un ordenador es el encargado de colocar “la mezcla adecuada” en unas placas donde se produce la piel. A continuación, esa combinación se aloja en una incubadora a una temperatura controlada.

La bioimpresora es capaz de producir piel a partir de células del mismo paciente o a partir de bancos de células o donantes. Los investigadores aconsejan que la función para este último tipo de piel sea para probar productos químicos, fármacos y cosméticos.

Los creadores de esta bioimpresora esperan que se pueda emplear para la impresión de cualquier tipo de tejido, incluso los más complejos, como los vasos sanguíneos o válvulas cardíacas.

[Vía El Mundo]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar