PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Este invento amenaza con cambiar a los DJs por pantallas

H

 

Clubcast es un nuevo servicio de videostreaming que baja a los DJs del altar y los manda a pinchar a su casa. ¿Es eso lo que queremos?

Marcos Baró

12 Junio 2014 12:11

Imaginemos la siguiente escena. Viernes por la tarde, y tú todavía estás sin plan para la noche. Echas un vistazo a tus publicaciones online de referencia y descubres con entusiasmo que tu club favorito anuncia a uno de tus DJs fetiche para esa misma noche. Perfecto, ya tienes plan. Horas más tarde pones rumbo al club, pagas religiosamente tu entrada en la puerta y, una vez dentro, ves que la cabina está desierta. En su lugar hay una pantalla en la que puedes ver a ese que es tu DJ favorito pinchando en directo desde, por ejemplo, su casa. ¿Te sentirías estafado? Pues eso es lo que proponen los responsables de Clubcast.

Clubcast es un nuevo servicio de videostreaming ideado por Mixify que quiere revolucionar la experiencia del clubbing haciendo innecesario que el DJ esté físicamente en el club. Mientras que proyectos como Boiler Room y otros por el estilo llevan tiempo haciendo uso de las tecnologías de streaming para acercar sesiones y directos de música electrónica hasta la comodidad de tu casa, Clubcast pretende hacer lo contrario: el DJ se queda en casa y tú te vas al club a bailar con su música delante de una gran pantalla. ¿Apetece?

En realidad, quien dice casa dice cualquier otro lugar. La idea de Clubcast es que un DJ pueda retransmitir su sesión desde cualquier lugar del globo a cualquier club del mundo. Siempre en tiempo real, con audio y vídeo de alta calidad, y haciendo del streaming una experiencia bidireccional: tú ves al DJ pinchando en la pantalla que plantan en el club, y el DJ ve a la parroquia bailando a través de otra pantalla colocada frente a su set up. De esta manera, podría entenderse que la comunicación entre artista y público se mantiene, aunque estén separados por miles de kilómetros. Puedes hacerte una idea de lo que sería la experiencia mirando este vídeo:

Aunque la idea pueda parecer poco atractiva, Clubcast ya ha despertado el interés de compañías de inversión como CMB Capital o empresarios del mundo de la dance music como Tim McGee y Richard Mergler de Ministry of Sound Australia. Desde luego, si la idea cuaja, para los clubs sería un gran negocio, ¿pero qué pasa con el clubber?

Acostumbrados como estamos a la nueva condición del DJ como epicentro de la fiesta —esa condición que nos ha enseñado a bailar siempre de cara a la cabina— cuesta creer que lo que propone Clubcast pueda prosperar. Sin embargo, no hay más que recordar que hace un par de décadas la posición del DJ era casi irrevelante en el contexto físico del club o la rave. A veces las cabinas ni siquiera estaban al alcance de la vista del público, y a nadie parecía importarle ese detalle entonces; lo único importante era la música que sonaba, y no el tener delante a la persona que ponía los discos. Visto así, casi que lo de Clubcast podría verse como una manera moderna de proponer un back to the roots.

share