Actualidad

Ser un macho alfa es tan fácil como activar un interruptor cerebral, según la ciencia

Científicos descubren que el comportamiento dominante tiene su raíz biológica en un circuito neuronal

Getty

Son fácilmente reconocibles. Son los tipos chulos del instituto, los gallitos de turno que se te acercan en la calle, los que arrojan testosterona al andar y al entrar en reuniones de trabajo y bares. Esas personas demasiado seguras de sí mismas que llenan la estancia y reclaman la atención para sí en cualquier tipo de entorno. Los que siempre tienen la última palabra y la sonrisa más ancha. Los que espetan un "te callas la p. boca" a su pareja cuando ella quiere opinar distinto sobre cualquier cosa. Son esos seres agresivos, viriles y con un ego desbordante con los que te cruzas constantemente. Ellos son los machos alfa . Los que más cojones tienen (o eso se piensan).

Si alguna vez te preguntaste ¿qué narices les pasa en el cerebro a estos?, diste bastante en el clavo.

Científicos de la Universidad de Zhejiang han encontrado la raíz biológica del comportamiento de los chulos en un circuito cerebral. El estudio, que de momento se ha hecho con ratones, apunta a que existe un interruptor en el cerebro que puede transformar al roedor más poca cosa en el tipo más duro y más líder.

via GIPHY

La región cerebral sería la llamada corteza prefrontal dorsomedial (dmPFC), que se ubica en la parte superior de la frente. Ya se sabía que esa región concreta se encendía durante las interacciones sociales que suponen ser sumiso o dominante con los demás. Pero no se podía asegurar que controlara el comportamiento mostrado.

A la luz de los resultados de la investigación, parece que no hay dudas. Lo comprobaron metiendo a dos ratones dentro de un tubo en el que se dan cabezazos y empujan hasta que uno saca al otro. En uno de los lados de ese tubo pusieron a un ratón sumiso, de los que normalmente no solían ganar las peleas. Pero al activarle con un láser las neuronas sensibles a la luz del circuito de macho alfa, se ponía farruco, exhibía poder y salía ganador. Vencieron un 90% de las veces.

"Cuando tomamos ratones que solían perder, en la prueba de tubo podían ganar en sólo unos segundos de estímulo", señaló Hailan Hu, neurocientífica de Universidad Zhejiang que ha dirigido el estudio publicado en la revista Science.

"No es la agresividad per se", dijo Hu a The Guardian. " Aumenta su perseverancia, motivación".

Ser macho alfa parece, pues, que tiene mucho que ver con un estado químico cerebral. Además, la experiencia de salir triunfante también parece que cala. Aunque a las horas los ratones convertidos en macho alfa volvían a la normalidad, algunos, sin que se les volviera a activar el circuito, se mostraron más combativos en un segundo asalto. Lo llaman 'efecto ganador' y sugiere que la experiencia de éxito aumenta la confianza de uno. Igual que en nosotros.

via GIPHY

Se desconoce si en los humanos también existe el interruptor cerebral 'macho alfa', pero los científicos creen que es probable, al existir en los primates un circuito neuronal similar. De ser así, podrían investigarse vías médicas para reducir comportamientos excesivamente dominantes o aumentar la confianza en los débiles.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar