Actualidad

Así es como una ciudad danesa hace que los jóvenes musulmanes abandonen el ISIS

Inspirados en Ghandi y Luther King

Es de sobra conocido el férreo control que las fuerzas del orden europeas mantienen sobre los jóvenes musulmanes que intentan viajar a Siria. Una vez que eres presa de la propaganda yihadista, una vez que intentas unirte a ISIS, tu nombre pasa a formar parte de una lista negra.

Es posible que acabes en la cárcel sin una sola pregunta más. Si viajas a Oriente Medio para unirte a los terroristas, una vez que vuelvas, la prisión será tu hogar. A pesar de que no hayas cometido ningún delito, no hay espacio para la redención.

Pero, ¿y si nuestro inflexible sistema estuviera equivocado?, ¿y si en realidad de esta forma promocionáramos el yihadismo entre los jóvenes en vez de evitarlo?, ¿es la solución contestar a la barbarie con dureza?

En un reportaje para NPR, Hanna Rosin cuenta la historia de Jamal, un joven nacido en medio de la guerra civil de Somalia, cuyos padres concluyeron que la migración era la única forma de salvar sus vidas. Como cuna adoptiva escogieron Dinamarca.

Pero, ¿y si nuestro inflexible sistema estuviera equivocado? ¿y si en realidad de esta forma promocionáramos el yihadismo entre los jóvenes en vez de evitarlo? ¿es la solución contestar a la barbarie con dureza?

Cuando llegaron a la ciudad de Aarhus, la familia de Jamal era la única familia negra del barrio. Los únicos musulmanes. Jamal sufrió una infancia problemática en la que se vio a sí mismo como objetivo de múltiples ataques, y eso fue hasta que un día Jamal decidió que actuaría de forma distinta. ¿Cómo? Actuaría de forma amable y simpática. Se sentía danés, como todos los demás.

Sus padres decidieron entonces hacer la tradicional peregrinación a la Meca. Jamal nunca había sido muy religioso pero durante el viaje descubrió que necesitaba algo en lo que creer. Un día, uno de sus profesores de secundaria decidió realizar un debate sobre el islam. Una chica de su clase afirmó entonces que los musulmanes aterrorizan Occidente, matan a personas inocentes y lapidan a las mujeres. Jamal que acababa de volver de la peregrinación, discutió con ella.

En el Modelo Aarhus, Jamal conoció a un mentor que le dejó muy claro que si él podía haber elegido su vida, el chico también podría hacerlo.

En un punto de la discusión, el chico perdió los estribos y le dijo que las personas como ella "no deberían existir". Esa frase destruyó todo el pasado que Jamal se había labrado en apenas unos segundos.

La policía interrogó al chico sobre si era un terrorista. Jamal tuvo que encerrarse en su casa y perdió los exámenes finales. Cuando quedó todo aclarado, le obligaron a repetir de curso. Estaba furioso. Por si fuera poco, cuando la investigación terminó, la madre de Jamal murió. El chico culpó de su muerte al estrés que había sufrido en los últimos meses. Culpó a Occidente.

A partir de ahí se radicalizó. Conoció a otro grupo de musulmanes que estaban igual de ofendidos. Pasaban largas horas todos juntos rezando y planeando su viaje a Siria; dos de ellos se llegaron a ir. Jamal debía ser el siguiente cuando, de pronto, recibió una llamada. Era la policía. Los agentes le invitaron a un café. Querían presentarle a alguien.

El éxito del modelo consiste en el comportamiento no complementario: actuar con amabilidad contra la hostilidad.

Lo que Jamal no sabía era que estaba entrando a formar parte de un novedoso sistema de lucha contra el yihadismo conocido como Modelo Aarhus. El chico conoció a Erhan Kilic, uno de los primeros mentores del programa, que le contó cómo siendo musulmán había conseguido integrarse en la sociedad danesa, tener una adorable familia y un exitoso trabajo como abogado.

Si él pudo elegir, Jamal también podía hacerlo. El programa funcionó. Jamal nunca se fue a Siria, lo que hizo fue apuntarse a la universidad y casarse con una muchacha. Pero, ¿dónde reside el éxito del modelo?

La explicación es simple: en vez de usar la violencia para combatir la violencia, en Dinamarca la policía decidió que había que actuar con amabilidad ante la hostilidad. En psicología este modelo se llama comportamiento no complementario y es una forma comprobada que consigue resultados diferentes a los habituales.

Usado con anterioridad por grandes pacifistas como Martin Luther King o Mahatma Gandhi, el Modelo Aarthus ha conseguido en Dinamarca unos resultados espectaculares.

El mismo modelo fue usado por Martin Luther King o Mahatma Gandhi. En Dinamarca, dicen, ha conseguido resultados espectaculares: en 2013, 30 daneses viajaran a Siria. En 2014 y 2015 apenas lo hizo una persona por año, demostrando que es mucho más útil luchar contra la violencia con pacifismo.

[Vía NPR]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar