Actualidad

Esta es la razón por la que cada vez hay menos abejas en el mundo

El pesticida más famoso del mundo podría estar acabando con la fertilidad de los insectos

En 1988 había un total de 5 millones de colmenas en Estados Unidos. En 2015, sobreviven la mitad, aproximadamente unos 2,5 millones. Desde hace aproximadamente tres décadas, las abejas están desapareciendo y nadie sabe muy bien el porqué.

Ahora, una investigación liderada por Lars Straub en la Universidad de Berna y publicada en la revista Proceedings of the Royal Society B parece que ha encontrado la respuesta al misterio.

Según sus autores, la causa de la desaparición de las abejas podría estar en los insecticidas con neonicotinoides. El pesticida más utilizado del mundo funciona como un anticonceptivo para las abejas, disminuyendo en casi un 40% el esperma bueno de los machos. Además, los pesticidas neonicotinoides acortan la vida de los zánganos en hasta un tercio.

Para comprobarlo, expusieron a las abejas a diferentes niveles de dos neonicotinoides, tiametoxam y clotianidina y después se examinaron sus espermatozoides. Las abejas que se habían expuesto a estos insecticidas presentaban un 39% menos de espermatozoides vivos en comparación con las que no. “Cualquier influencia en la calidad del esperma puede tener profundas consecuencias para el estado físico de la reina, así como para toda la colonia”, explicaron los investigadores.

Las abejas que se habían expuesto a estos insecticidas presentaban un 39% menos de espermatozoides vivos en comparación con las que no

Los zánganos alcanzan la madurez sexual a los 14 días y es entonces cuando se les extrae el semen para fecundar a la abeja reina. Tras la investigación, los científicos encontraron que el 32% de las abejas expuestas al insecticida habían muerto para entonces, en comparación con el 17% de los que no habían sido expuestos. “Esto podría tener consecuencias graves para las colonias, así como reducir la variación genética dentro de las poblaciones de abejas en general”, recuerdan los científicos.

Además, las abejas que se expusieron a los insecticidas vivieron solo 15 días, frente los 22 de las abejas del grupo de control.

"Por primera vez hemos demostrado que los insecticidas neonicotinoides empleados con frecuencia pueden provocan importantes efectos letales en los machos, y esto puede tener amplias implicaciones a nivel de población”, concluyen los responsables del estudio.

Los científicos consideran que este estudio extrae consecuencias muy interesantes, pero otros colegas, como Christopher Conolly, investigador de la Universidad de Dundee, advierten que “a pesar de que los insecticidas utilizados en este estudio son realistas, no está tan claro si los neonicotinoides se consuman a esos niveles”.

"Por lo tanto, es importante investigar el impacto de los neonicotinoides por separado. Este estudio demuestra la complejidad de las posibles consecuencias de la exposición crónica a los pesticidas, consecuencias que no son evaluadas durante las pruebas de seguridad.  Por lo tanto, este estudio apoya aún más la necesidad de adoptar el principio de precaución en los neonicotinoides ", incidió Conolly.

[Vídeo relacionado]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar