PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Los orgasmos cerebrales también tienen una versión terrorífica

H

 

El escalofrío que sientes y no eres capaz de explicar

Juan Carlos Saloz

05 Febrero 2016 12:03

Debo reconocer que la primera vez que escuché el concepto "Respuesta sensorial meridiana autónoma" (ASMR, en sus siglas en inglés) creí que era uno de los tantos conceptos sin fundamento que se encuentran por la red. ¿Cómo una persona susurrándote en un vídeo puede provocarte un orgasmo mental?

Pero, después de hablar con algunos colegas que me han confirmado sentirlo, le he dado una oportunidad. Y, a través de un vídeo en concreto sobre un corte de pelo, lo he entendido. No he tenido esa experiencia extrasensorial que te evoca un placer ininteligible que nada tiene que ver con el sexo. Pero he entendido lo que provoca en esa persona de cada mil que, según los expertos, sienten tal satisfacción.

La última tendencia del ASMR, no obstante, está muy lejos de este placer evocador. Ahora, sus impulsores están experimentando con algo tan distinto como extrañamente similar: el terror.

Si se puede provocar placer gracias al ASMR, también se puede provocar pavor. Y así lo están demostrando youtubers como Phoenician Sailor o Henrik Paavo Nilsson.



Loading the player...




El protagonista ya no es un ángel salvador. Ahora es un súcubo o íncubo; un demonio que te atrae inexorablemente


La base es la misma. Un narrador que suele hablar en susurros, música pausada, generalmente clásica, y contacto directo con los ojos o labios del protagonista del vídeo. Sin embargo, con la misma receta, se consigue algo totalmente opuesto. Con tan solo cambiar las imágenes o la historia narrada, la sensación de escalofrío placentero se transforma en terror psicológico.

El protagonista ya no es una suerte de ángel salvador que viene a hacerte sentir bien. Ahora es un súcubo o íncubo; un demonio que te atrae inexorablemente. Te relaja mientras se funde en tus ojos y oídos provocándote una sensación única de terror mental.

No tiene por qué ser instantáneo. Puedes estar viendo uno de estos vídeos sin sentir absolutamente nada. Pero, cuando cierras los ojos, allí sigue la imagen. Lo que creías que iba a ser algo puntual se ha quedado en tu mente.


"Los sonidos e imágenes provocan un efecto de realidad en el que crees que pueden tocarte. Es un terror que te envuelve totalmente"


"Siento lo mismo con el ASMR típico y el de terror. Pero, mientras con el placentero siento una sensación que no quiero que se acabe nunca, en el de miedo estoy deseando que termine. Se siente una amenaza muy grande. Los sonidos e imágenes provocan un efecto de realidad en el que crees que pueden tocarte. Es un terror que te envuelve totalmente", me cuenta Ricardo, uno de mis compañeros que han reconocido sentir este extraño efecto.

No obstante, se consideraría equivocado catalogar algo concreto como ASMR. Es una comunidad en constante crecimiento y experimentación. Los de terror van desde un makeup a manos de un doctor de cirugía estética hasta un espántapajaros que te mira durante 7 minutos.



Es una comunidad en constante crecimiento y experimentación



También los hay más tópicos, basados simplemente en contar historias de miedo a través de susurros. E incluso otros se acercan al cine expresionista con imágenes que probablemente te dejen toda la noche sin dormir.



"Hay un poco de tensión entre nosotros y la vieja guardia"



Las parodias de ASMR típicos son habituales en los de terror. Pero esta nueva tendencia no ha sentado bien a todo el mundo. "Hay un poco de tensión entre nosotros y la vieja guardia. O bien son completamente hostiles o prefieren actuar como si no existiéramos", explica a Motherboard el usuario EpicASMR.

Este youtuber también utiliza la ciencia ficción como parte de sus vídeos. Intenta demostrar, de este modo, que el ASMR puede provocarse recurriendo a temáticas originales y sin tener por qué ser tan realistas como algunos pretenden.


La presión de los más puristas tiene muy poco efecto en los más experimentales, cuyas visitas de YouTube están creciendo como la espuma. Dispuestos a demostrar que es mucho más que una sensación de placer puntual, continúan indagando en un fenómeno que lleva una década revolucionando internet.

share