PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El ingrediente mágico que da vida a las películas de Pixar

H

 

Danielle Feinberg es una de las encargadas de hacer que las creaciones de Pixar pasen del mundo del papel y las ideas al mundo de la fantasía animada. En esta charla revela las claves de su trabajo

Pablo Rodríguez

26 Abril 2016 10:45

“Cuando era pequeña y me preguntaron qué quería ser de mayor respondí que mi deseo era ser artista. Me contestaron que no se podía vivir de eso”.

Lo cuenta Danielle Feinberg, para luego rematar: "A partir de ese momento, supe a qué quería dedicar mi vida".

Feinberg habla desde el presente. Un presente que muchos envidian. Y es que, tras licenciarse en informática en la Universidad de Harvard, Feinberg acabó en Pixar. Allí encontró el entorno creativo que andaba buscando. Allí podía ser artista, y de paso ganarse muy bien la vida.

Su trabajo como directora de fotografía de la casa ha sido fundamental en películas como Buscando a Nemo, Brave, Toy Story y WALL-E. Ella conoce mejor que nadie los misterios que se esconden detrás de esos títulos. Secretos que hace poco desvelaba en una conferencia de TED Talks, y que nosotros te resumimos a continuación.

- "El punto de partida a la hora de hacer una película es construir un mundo en 3D dentro del ordenador. Empezamos con un punto que se convierte en una línea y que luego forma una cara; este proceso nos lleva a la creación de personajes o rocas y árboles que se convertirán en un bosque".

- "La iluminación es clave. Cuando arrojamos luz al universo que estamos creando es el momento en el que todas las piezas encajan y los elementos cobran vida. Dar con la intensidad de luz adecuada permite contar una historia dentro de su contexto, fijar el momento del día, crear una atmósfera determinada e incluso hacer que un personaje destaque en el escenario".

- ¿Cómo hacer que la aventura parezca que acontece bajo el agua? Buscando a Nemo es el ejemplo perfecto. Primero cogimos imágenes reales de las profundidades del océano, nos quedamos con todos los elementos que componen los fondos marinos y recreamos ese entorno en el ordenador. El componente más critico es captar en la pantalla cómo viaja la luz por el agua, la visibilidad y el color de los objetos".

- "Hacemos uso de la ciencia, la física del agua, la luz y el movimiento. Al final no intentamos recrear un mundo científicamente correcto, sino un mundo creíble y en el que el espectador pueda sumergirse".

- "El caso de WALL-E es particular, ya que no tiene cara, sino unos binoculares. Conseguimos hacer que sus lentes pareciesen ojos humanos y que, de repente, el robot sintiese que tenía alma".

- "Utilizamos las matemáticas, la ciencia y el código para crear estos mundos increíbles; empleamos el storytelling y el arte para que cobren vida. Este enlace indivisible entre arte y ciencia es lo que eleva un escenario común a un lugar de ensueño, creíble, casi real. Un sitio donde todo lo que imaginas puede hacerse realidad. Un mundo en el que aquella niña se dio cuenta que no solo era científica, sino también artista".

- "Cuando muestras tu trabajo al director en un salón lleno de gente, siempre esperas palabras bonitas, arreglos y correcciones y, con suerte, la señal para seguir adelante con el proyecto. Pensé que la escena de Nemo con las medusas no le había gustado, pero empezó a aplaudir y el resto del equipo le siguió. Este es el momento definitivo, donde todo cobra sentido".


share