PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El ingenio sale caro: las 10 peores cagadas de las empresas en Twitter

H

 

Si hay un viral tuitero que nos fascina es el del error corporativo

Leticia García

10 Septiembre 2014 13:32

En la adictiva serie Scandal, Olivia Pope resuelve crisis de reputación de senadores, gobernadores y hasta del propio presidente de los Estados Unidos. Es capaz de convertir a un personaje que la opinión pública tacha de racista, adúltero o corrupto en una especie de hermanita de la caridad con un par de ruedas de prensa y otras tantas entrevistas en prime time.

Jim Courtovich no hace milagros, básicamente porque lo suyo no es ficción, pero desempeña un trabajo muy parecido al de Pope. Su empresa Sphere Consulting trata las crisis de reputación de empresas de todo el mundo. Si se les acusa de contratar sólo a hombres, ahí está su equipo para que integren la diversidad de una forma no abrupta, si su CEO habla de más y suelta alguna perla, ellos se encargan de borrarla de la memoria colectiva con actos benéficos, ruedas de prensa y sugerencias de dimisiones.

Hace unos días, Courtovich reconocía a la web Racked que hay casos imposibles de corregir, porque ni siquiera la propia empresa tiene intención de cambiar. Pero, sobre todo, hablaba de lo complicadísimo que se había vuelto su negocio desde que existen las redes sociales:

“Google hace que sea mucho más difícil porque ahora hay una historia digital que detalla tu comportamiento”, afirma. No sólo porque los tuits, por mucho que sean eliminados en segundos, permanecen si los usuarios más veloces han hecho capturas de pantalla. Una metedura de pata épica en esta red social se convierte en viral en cuestión de minutos y crea hashtags de denuncia a su alrededor. Incluso si no conocemos a la marca en cuestión, acabamos conociéndola gracias a su error. Una rueda de prensa mal gestionada o una entrevista en la que se habla de más no son nada comparados con un tuit poco acertado.

Courtovich se negaba, obviamente, a dar datos de las empresas con las que trabaja. Pero esperemos que no le haya tocado lidiar con ninguna de estas. Sus cagadas digitales son tan épicas que ni si quiera Olivia Pop, desde la ficción, podría subsanarlas.

1. "#PorQuéMeQuedé. Tenías pizza". Es una de las meteduras de pata más vergonzosas que conocemos y se ha producido hace solo unas horas. En una semana en la que el vídeo de la brutal agresión del jugador de la NFL Ray Rice a su ahora mujer ha conmocionado al mundo entero, Twitter está recogiendo los testimonios de mujeres víctimas del maltrato bajo los hashtags #WhyIStayed y #WhyILeft ("por qué me quedé y por qué me fui"). El community de la cadena de pizzas DiGiorno empleó la etiqueta para hacer promoción de su producto, tomándose un asunto tan delicado de una manera muy muy ligera. Ahora dice que no sabía de qué iba en realidad el hashtag y pide disculpas. Pero la ira de Internet está desbocada.

pizza

2. “Nos encanta recibir valoraciones. Si tu viaje ya ha sido completado puedes detallarlo aquí para que lo revisemos”: el mensaje de la aerolínea US Airways habría sido una respuesta standard a una viajera cabreada si no fuera porque el aquí no llevaba a un enlace de su página, sino a la foto de una tipa metiéndose un avión por el culo. Si su CM trabajara en empresas de reputación como Yelp o Trip Advisor, ahora mismo sería un líder de masas, pero no era el caso. Y está despedido.

3. “Millones de personas se rebelan en el Cairo. Se rumorea que es porque saben que nuestra última colección ya está a la venta”: Parece que la diseñadora Kenneth Cole se tomó muy a pecho lo del “marketing de guerrilla”. Recibió miles de críticas, pero debió de pensar que esa manada de seguidores envidiaban su ingenio, porque la cosa fue aún a más...

4. “¡Botas al suelo!, pero no nos olvidemos de las sandalias, los zuecos y los tacones #calzado”: La expresión “botas al suelo” (boots on the ground) alude en inglés al despliegue de tropas terrestres. Cole lo tuiteó cuando el conflicto en Siria estaba en su peor momento. Hilando fino.

5. “Es irónico que Detroit sea conocida como la ciudad del motor y todavía aquí nadie tenga ni idea de conducir”: parece una confusión entre la cuenta personal y la corporativa. El problema es que la empresa en cuestión es Chrysler, la famosa marca de automóviles.

6. “Si eres cazador, los perros son tus fieles aliados y grandes amigos. Cuídalos siempre. El maltrato de animales está penado. #caza” ¿Maltratar animales sí pero matarlos como deporte no? Cómo no, el tuit es obra de uno de los tuiteros nacionales más famosos, @policia

7. “Todo el mundo tiene miedo a decirlo, pero Quvenzhané Wallis parece un poco zorra, ¿no? #oscars2013” Quvenzhané Wallis es una actriz de diez años. The Onion, autor del tuit, es una de las revistas satíricas más populares del mundo, pero quizá aquí lo del humor negro se les fue de las manos.

8. “¿Cuál de estos tres baterías es distinto?”: y en la foto aparecían dos negros y un mono aporreando un cubo. La empresa de bricolaje Home Depot se cubrió de gloria. Si hay una cagada épica, es esta.

9. “En honor a Boston y Nueva Inglaterra, nuestra sugerencia: ¡galletas de arándanos!” La web de recetas Epicurious utilizó los atentados para hacerse publicidad. Peor incluso que la tendencia que pusieron de moda miles de marcas: aprovecharse del Huracán Sandy…

10. “Esta tormenta se lo lleva todo… ¡pero los envíos gratis no! (sólo hoy)”: como no podía ser de otra manera, la ocurrencia de asociar el Sandy con la compra online vino de Urban Outfitters.

*Bonus Track. “Que os jodan”: primero llegó Blackberry, después Apple y Samsung. Nokia dejó bien claro que la culpa de su ruina la teníamos nosotros.

share