PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Señalan a Arabia Saudí como principal promotor del islamismo radical en Reino Unido

H

 

El informe independiente ha salido a la luz al mismo tiempo que las presiones del Parlamento británico a Theresa May para que publique otro documento que explica la financiación del terrorismo en el país

S.L.

05 Julio 2017 12:59

 Getty

En las últimas horas, dos informes que indagan en la financiación extranjera de actividades terroristas en el Reino Unido han traído de cabeza a la primera ministra británica, Theresa May. Uno de ellos, elaborado por su propio Gobierno. El otro, publicado por el think tank independiente Sociedad Henry Jackson.

Vayamos por partes.

El informe de la Sociedad Henry Jackson, un grupo de analistas especializado en relaciones internacionales con sede en Londres, ha sido publicado hoy y señala directamente a Arabia Saudí como principal promotor extranjero del radicalismo islámico en el Reino Unido.

Según la investigación, varios países del Golfo e Irán están proporcionando apoyo financiero a mezquitas e instituciones educativas islámicas que han sido sede de predicadores extremistas pero “Arabia Saudí es, sin duda, el primero de la lista”.

Desde la década de los 60, Arabia Saudí ha patrocinado con varios millones de dólares la exportación del wahabismo en todo el mundo islámico, incluyendo las comunidades musulmanas en Occidente”, se puede leer en el informe.



“En Reino Unido, esta financiación ha tomado principalmente la forma de dotaciones a mezquitas e instituciones educativas islámicas, que a su vez han sido sede de predicadores extremistas, así como la distribución de literatura extremista. Su influencia también se ha ejercido a través de la formación de líderes religiosos musulmanes británicos en Arabia Saudí, así como el uso de libros de texto saudíes en un número de escuelas islámicas independientes de Reino Unido”, añade la investigación.

El think tank pide que se establezca una investigación pública sobre la influencia de Arabia Saudí y otros países en la financiación de este tipo de instituciones y que se obligue a estas a revelar el origen de la financiación extranjera. La embajada saudí en Reino Unido no ha tardado en pronunciarse al respecto, calificando el contenido de la investigación como “totalmente falso”.

La publicación del informe llega justo para caldear aún más las relaciones diplomáticas entre Reino Unido y Arabia Saudí. Estos días, la Primera Ministra británica Theresa May se ha visto presionada para publicar un informe elaborado por el Gobierno que trata también sobre la financiación del terrorismo. La investigación fue encargada durante el Gobierno de David Cameron y habría finalizado hace 6 meses. Sin embargo, todavía no se ha publicado.

¿La razón? Según los medios británicos el Gobierno no ha hecho públicos los resultados para no dañar la relación con sus aliados en el Golfo Pérsico.


“Desde la década de los 60, Arabia Saudí ha patrocinado con varios millones de dólares la exportación del wahabismo en todo el mundo islámico, incluyendo las comunidades musulmanas en Occidente”


Esta semana, la diputada del Partido Verde, Caroline Lucas, ha reactivado el debate en el Parlamento.

"¿Depositará [Theresa May] en la biblioteca [del Parlamento de Westminster] una copia del informe sobre la revisión de la financiación extranjera del extremismo y radicalización en Reino Unido que encargó su predecesor?", ha preguntado Lucas.

La primera ministra ha contestado a través de una nota oficial en la que indicaba que los ministros están teniendo en cuenta “los consejos sobre lo que se puede publicar e informará al Parlamento con una actualización a su debido tiempo”.



Sin embargo, esa contestación descafeinada no ha evitado que la primera ministra haya sido acusada de “doblegarse” a Arabia Saudí al censurar los resultados de la investigación. El líder laborista, Jeremy Corbyn, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon y el líder de los liberal demócratas, Tim Farron, han demandado la publicación del informe.

“Es un escándalo que el gobierno esté suprimiendo este informe. La única conclusión que puedes sacar es que están preocupados por lo que realmente dice", declaró Farrón según recoge The Guardian. Y añadía: “Theresa May debería avergonzarse de sí misma”.

  


share