PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Un nuevo informe revela la sobrecogedora noche que sufrieron los 43 estudiantes de Iguala

H

 

La tragedia que removió conciencias en México y el mundo entero y visibilizó un problema endémico, sigue sin resolverse

PlayGround

26 Abril 2016 23:11

Más de un año y medio después de la desaparición de los 43 estudiantes de Iguala, el enigma sigue sin resolverse.

El 26 de septiembre de 2014, unos 100 estudiantes de magisterio de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, del empobrecido estado de Guerrero, pararon en Iguala para tomar cinco autobuses y dirigirse a México para conmemorar la matanza estudiantil de Tlatelolco, perpetrada el 2 de octubre de 1968 por orden del gobierno mexicano en la Plaza de las Tres Culturas.

En el camino, 43 de ellos desaparecieron para siempre.

Por petición de las familias, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) inició investigaciones para ayudar a arrojar luz sobre la tragedia. Un año después, el propio Gobierno mexicano ha negado a los expertos prolongar su investigación, por lo que tendrán que abandonar el país.

Sin embargo, antes de irse, el GIEI ha presentado un nuevo informe sobre la terrible noche que sufrieron los estudiantes antes de desaparecer. El informe incluye detalles que no se conocían hasta ahora.

Estos son los puntos destacados del informe:

- La tarde del 26 de septiembre de 2014, unos 100 estudiantes tomaron algunos autobuses como parte de una especie de tradición que realizaban cada año y que las compañías de autocares y las autoridades toleraban. Los estudiantes se llevaban los vehículos y los devolvían al regresar.

- El conductor del primer autobús dijo que tenía que hacer una parada en la estación de Iguala. Cuando bajó sorprendió a los estudiantes encerrándoles en el vehículo.

- A los pocos minutos, llegaron los otros dos autobuses a la estación y liberaron a sus compañeros. Entre todos, cogieron 3 buses más y se dirigieron 2 a la circunvalación sur de Iguala y 3 a la norte.

- Luego comenzó el tiroteo. Varios coches de policía persiguieron a los 3 autobuses que se dirigían al norte y dispararon tiros de advertencia al aire. Un grupo de estudiantes bajó del autobús y comenzó a lanzar piedras contra un coche de policía que bloqueó la carretera hasta que este se alejó.

- Un estudiante trató de desarmar a un policía y fue herido por un disparo.

- Cuando el convoy reanudó la marcha, la policía comenzó a disparar fuego real contra los autobuses. Otro vehículo apareció en la carretera bloqueando el camino. Cuando los estudiantes intentaron moverlo, los policías abrieron fuego contra el grupo, que se refugió tras los autobuses. Los investigadores contaron hasta 30 agujeros de bala en la carrocería de uno de los vehículos.

- Durante el tiroteo, uno de los estudiantes, Aldo Gutiérrez, fue asesinado de un disparo en la cabeza. Otros fueron alcanzados por disparos cuando acudían en su ayuda. Cuando llegó una ambulancia se llevó a 3 estudiantes heridos y a uno con un ataque grave de asma.

- Sobre las 22:50 horas, la policía se llevó en 6 o 7 coches patrulla a varios de los estudiantes. Todos forman parte de los 43 desaparecidos.

- Mientras tanto, los otros dos autobuses de la ruta sur también fueron interceptados. La policía arrojó gas lacrimógeno dentro de uno de los autobuses obligando a los pasajeros a salir al exterior. A los que salieron también se los llevaron. Son el resto de los 43 desaparecidos.

- El segundo autobús ya estaba avisado de lo que estaba sucediendo, así que los estudiantes de a bordo bajaron del vehículo para esconderse entre los árboles.

- Otros civiles sufrieron el acoso en la carretera esa noche. Un autobús lleno de jugadores del equipo de fútbol Los Avispones fue tiroteado por hombres desconocidos provocando la muerte de un jugador y el conductor e hiriendo a otros 7 jugadores. Una mujer de mediana edad también fue tiroteada en su coche.

- Los estudiantes que se habían escondido entre los árboles empezaron a salir de su escondite sobre las 11:00 de la noche para dar una improvisada rueda de prensa sobre lo ocurrido en medio de la carretera. Hora y media más tarde, dos coches pasaron por ahí matando a dos hombres en mitad de la rueda de prensa.

- A la mañana siguiente, se halló el cuerpo sin vida de otro estudiante, Julio César Mondragón, que también participó en la rueda de prensa. La piel y los músculos de su cara fueron arrancados y su cráneo presentaba fracturas en varios lugares. Sus órganos internos estaban destrozados.

La investigación confirma que esa noche se realizó una acción coordinada entre la policía municipal y federal para frenar el avance de los estudiantes. Pero también revela que miembros del crimen organizado, pertenecientes a bandas de narcos, actuaron en conjunto con la policía.

La confusión y el terror que vivieron esa noche los estudiantes seguirán sin ser completamente revelados mientras los 43 estudiantes sigan desaparecidos sin rastro.

share